Comunidad ecológica: concepto, características y ejemplos

Son muchos los términos referentes a temas ecológicos. Es de gran importancia conocerlos para tomar consciencia con respecto al cuidado y conservación de nuestro ambiente. En este artículo te contaremos todo lo que tienes que saber sobre la comunidad ecológica.

comunidad ecológica

Comunidad ecológica: definición

Cuando nos referimos a comunidad ecológica, (también llamada biocenosis, comunidad biológica o comunidad biótica) estamos hablando de un grupo de seres vivos que desarrollan en el mismo lugar. A este lugar específico se le llama “biotipo”, lo que significa un lugar para la vida; se trata de un espacio y soporte primario de una comunidad ecológica.

De esta manera, cuando hablamos de comunidades ecológicas, a lo que estamos haciendo referencia es de la definición de un grupo de organismos de muchas especies y tipos de organismos (microbios, plantas y animales) que viven en el mismo espacio de la misma manera.

Esta es una estructura que debe entenderse como un todo, no solo como la suma de los individuos, porque es en esta visión holística o de conjunto, donde la comunidad ecológica encuentra su más alto valor.

Características

En una escala geográfica más grande, el factor principal que determina el tipo de comunidad es el clima, mientras que en una escala más pequeña, es difícil encontrar qué factor o factores pueden explicar la agrupación de especies.

Uno de los objetivos principales que buscan los ecologistas es comprender la composición y estructura de las comunidades, y entenderlas como un conjunto de relaciones que existen entre las diferentes especies y el entorno en el que viven. Hay varias formas de caracterizar las comunidades, y el método más apropiado es considerar tanto la composición de la especie como el número de individuos en cada especie.

comunidad ecológica

No obstante, no todas las especies tienen el mismo estatus en una comunidad. Las especies clave o dominantes son aquellas que desaparecen y causan cambios profundos en la comunidad, porque toda la comunidad está estrechamente relacionada con ellas. La comunidad cambia con el tiempo, esto recibe el nombre de sucesión. Dichas transformaciones suelen ser muy lentas y llevan a cambios en la composición o población de las especies.

En ocasiones, se hace difícil definir esencialmente los límites que distinguen a las diferentes comunidades, y en muchos casos, lo que se observa es una progresión gradual de una comunidad a otra. La zona de transición que aparece entre dos comunidades completamente diferentes se llama zona de transición ecológica, y la especie es particularmente rica.

Nicho

Cada especie dentro de esta comunidad corresponde a un “nicho”. Este nicho determina la forma en la que una especie interactúa con el entorno en el que se encuentra, además del papel que juega en una determinada comunidad. La existencia de varios nichos permite la óptima interacción y convivencia entre especies, esto recibe el nombre de “partición de nicho”. Un ejemplo de esto es la hora del día en la que caza una especie y cuál es el alimento que se dispone a cazar.

Las fragmentaciones del nicho disminuyen la competitividad entre especies. Dichas especies pueden coexistir porque su capacidad para inhibir su propio crecimiento, es mayor a la capacidad que tienen para restringir el crecimiento de otras especies. La competencia dentro de una misma especie es mayor que la competencia entre especies diferentes.

La cantidad de nichos en la comunidad establece el número de especies. En el caso de que dos especies distintas tengas el mismo nicho (como por ejemplo la misma demanda alimenticia), una especie va a superar a la otra. Cuantos más nichos existan, mayor es la biodiversidad de una comunidad determinada.

Teorías

Existen diversas teorías sobre las comunidades ecológicas; las mismas nos hablan de cómo se forman y de las posibles interacciones que existen entre las especies. En general, distinguimos tres: holística, individualista y neutral. A continuación, detallamos un poco más sobre cada una.

Teoría holística

La teoría holística se trata de una comunidad que se define por la interacción entre los organismos que la componen. Cada una de las especies es interdependiente, y cada especie juega un papel de suma importancia en el trabajo de la comunidad. Por lo tanto, la comunidad es repetible y fácil de identificar, y siempre controla factores abióticos similares.

Clements propuso el concepto de una comunidad holística (u orgánica) como si esta fuera un superorganismo o una unidad discreta con límites claramente definidos. Clements planteó esta teoría después de señalar que algunas especies de plantas, a menudo se encuentran juntas en hábitats, y concluyó que estas especies dependen unas de otras. La formación comunitaria no es circunstancial e implica co-evolución.

Esta teoría es derivada del pensamiento holístico. Se refiere a un sistema con numerosas partes, que son completamente necesarias para el óptimo funcionamiento del sistema.

Teoría individualista

Gleason propuso el concepto de individualismo comunitario (también conocido como abierto o continuo). La población de esta especie cambia paulatinamente con gradientes ambientales complejos. Cada especie cambia de forma independiente de las otras especies del gradiente.

La asociación entre especies es aleatoria y se da únicamente por coincidencia. Las condiciones ambientales cambiantes y la posibilidad de que cada especie alcance y se establezca a lo largo del gradiente afectarán la composición de la comunidad. Esta teoría postula que las comunidades tienen la posibilidad de existir como entes continuos, sumado a los grupos discretos de la teoría holística.

Teoría neutral

La teoría neutral de la ecología fue propuesta por Hubbell. Dentro de una metacomunidad, las especies son funcionalmente parecidas, y la población de la especie cambiará de acuerdo con un proceso demográfico aleatorio (en palabras más simples, nacimiento y muerte aleatorios).

La deriva ecológica está estrechamente relacionada con la equivalencia de las especies en una determinada comunidad. La deriva ecológica hace que la población de especies oscile aleatoriamente, mientras que el número total de individuos en la comunidad permanece sin cambios. Cuando un miembro muere, cada especie tiene la misma oportunidad de colonizar esa zona.

comunidad ecológica

Los cambios aleatorios pueden hacer que las especies pertenecientes a esta comunidad se extingan, pero si hay muchos individuos en la especie, esto puede llevar mucho tiempo.

Las distintas especies pueden coexistir porque son muy parecidas, y los recursos y las condiciones filtran los tipos de especies que existen en la comunidad. Cada población tiene las mismas capacidades adaptativas (capacidad competitiva y descentralizada) y demanda de recursos. La composición local y regional representa el equilibrio entre la formación o dispersión de especies (aumento de la diversidad) y la extinción fortuita (depreciación de la diversidad).

Interacciones interespecíficas

Las especies pueden interactuar de distintas formas. Depredación, competencia, mutualismo, parasitismo, comensalismo, entre otras. Llamamos estructura comunitaria a la organización de una comunidad biológica según las interacciones ecológicas.

Competencia

Las especies pueden competir entre ellas para obtener recursos que son limitados. Es considerado un elemento limitante y muy importante para la dimensión de una población, la biomasa y la riqueza de especies. Se han descrito muchos tipos de competencia, pero la existencia de estas interacciones sigue siendo controvertida.

Los investigadores han registrado competencia de forma directa entre individuos, poblaciones y especies; pero existe poca evidencia de que la competencia siempre haya sido el impulso de la evolución de grupos grandes.

  • De interferencia: Se da cuando un individuo de una determinada especie interfiere de forma directa con un individuo de una especie diferente. Esta competencia puede ser por un territorio en particular o por comida. Un ejemplo común es el león persiguiendo a una hiena, o una planta que libera ciertos químicos para impedir el crecimiento de otra.
  • Aparente: Se trata de especies distintas que tienen el mismo depredador. Las poblaciones de estas especies pueden deprimirse debido a la depredación sin una competencia directa.
  • De explotación: Esto ocurre por medio del consumo de los recursos. Si un individuo de una especie consume un recurso vital (agua, comida, luz, refugio…) dicho recurso no puede ser utilizado por un individuo de otra especie. Este es el tipo de competencia más usada en la naturaleza. Puede ser:
    • Simétrica completa: los individuos, independientemente de su tamaño, reciben la misma cantidad de recursos.
    • Tamaño perfecto simétrico: cada individuo explota la misma cantidad de recursos por unidad de biomasa.
    • Tamaño absoluto asimétrico: los más grandes se encargan de explotar todos los recursos que estén disponibles.

Depredación

La depredación consiste en cazar a un miembro de otra especie con la finalidad de alimentarse con este. La especie depredadora recibe un beneficio directo, mientras que la especie de la presa es afectada, es por esta razón que se trata de una relación positiva – negativa. Algunos de estos depredadores matan a su presa para luego comerla.

Otro tipo de depredador es el parásito. Este se alimenta de la presa aún viva; un ejemplo de esto es el murciélago vampiro, el mismo se alimenta de las vacas. No obstante, el parasitismo conduce eventualmente a la muerte del organismo que lo hospeda.

Mutualismo

Es la interacción que existe entre dos especies y trae consigo beneficio mutuo. Un ejemplo de mutualismo es la bacteria Rhizobium cuyo crecimiento se da en nódulos que se encuentran en las raíces  de las legumbres, y los insectos que participan en el proceso de polinización de las flores.

comunidad ecológica

Parasitismo

Se trata de una interacción en la que el organismo “huésped” se ve plenamente afectado por el organismo “parásito”, mientras que este último se ve beneficiado.

Comensalismo

Este es un tipo de relación entre distintos organismos; de los cuales uno se beneficia y el otro se mantiene indistinto, es decir no se beneficia ni se perjudica. Llamamos “comensal” al organismo que se ha visto beneficiado; el otro organismo recibe el nombre de “huésped”. Un ejemplo de esto es la orquídea epífita que se une a un árbol, la orquídea se beneficia ya que el árbol le proporciona un soporte, sin embargo, esta no beneficia ni perjudica al árbol.

Lo contrario al comensalismo lleva por nombre “amensalismo”; se trata de una relación interespecífica en la que un componente de un organismo genera un efecto negativo en un organismo distinto, si verse afectado a sí mismo.

Importancia de una comunidad ecológica

Estamos totalmente acostumbrados a realizar los estudios y la comprensión de los individuos como cerrados dentro de un todo, además de definidos por ellos mismos. Sin embargo, cuando nos referimos a comunidades ecológicas, el aspecto que necesita más atención no es el individuo como criatura, sino la relación que el individuo establece con otros individuos en su comunidad biológica o residencia.

En efecto, el valor derivado de comprender qué es una comunidad ecológica está determinado por el siguiente entendimiento: los individuos de la misma comunidad pueden sobrevivir como un todo porque han establecido diferentes relaciones entre sí y juntos pueden hacer que la vida lo descubra, vivir y prosperar en el bioma. La comunidad ecológica enfatiza la relación entre diferentes especies biológicas que viven en el mismo hábitat.

Dichas relaciones se han establecido desde la cadena alimentaria (cadena trófica) hasta aspectos más sutiles, como la relación simbiótica establecida entre ciertas bacterias y ciertos animales, y la relación simbiótica entre vegetales que son refugios para ciertos alimentos. La forma en que los animales o ciertos carnívoros evitan poblaciones excesivas de especies herbívoras que afectan la vida de las plantas.

Como podemos observar, “equilibrio” es la mejor palabra que podemos emplear para describir y ejemplificar el enorme valor que tienen las comunidades ecológicas. El equilibrio ecológico se refiere a un estado en el que teniendo dinamismo y movimiento, el conjunto se puede mantener ordenado.

Este es el caso de las comunidades ecológicas. Se trata de espacios llenos de mucha vida y actividad biológica, pero debido al hecho de que todas las especies mantienen un equilibrio entre ellas y la comunidad biológica que sustenta toda la estructura, no se desarrollarán de manera invasiva o autodestructiva.

Esto admite un desarrollo continuo y sostenible, garantizando así la riqueza biológica y el éxito de todas las especies integradas en la comunidad ecológica; mientras que sus actividades individuales no causen  la destrucción de otras especies.

Ejemplo de comunidad ecológica

Un ejemplo perfecto de un bioma o comunidad ecológica  se puede encontrar en el jardín. Entre un jardín, podemos identificar varias poblaciones de plantas: hierba, flores y quizás algunos árboles frutales; en conjunto con poblaciones de hongos y animales como: hormigas, escarabajos, lombrices, pájaros, gatos, entre otros. Cada especie biológica diferente constituye una población específica, y sus vidas juntas constituyen una comunidad de jardín.

comunidad ecológica

Como en cualquier comunidad ecológica, en el jardín existirán relaciones interespecíficas. Las hormigas encontraran su alimento en los residuos de animales muertos, las babosas, por su parte, encontrarán su comida en las hojas de las plantas; los escarabajos se alimentan del néctar de las flores y los pájaros se alimentarán de estos escarabajos, babosas y lombrices.

De hecho, existe la posibilidad de que el gato se coma a alguno de estos pájaros, convirtiéndose en la cabeza de esta pequeña cadena trófica. Si a este ejemplo sumamos la cantidad de luz recibida por las plantas, las condiciones climáticas particulares de la región donde habitamos y otros detalles geográficos pertinentes a la ubicación de este jardín, la perspectiva será más grande y podremos hablar de un ecosistema. Conoce más sobre los ecosistemas en: ecosistema terrestre.

Formas de conservar las comunidades ecológicas

Obviamente la especie que hace más daño a las comunidades ecológicas, es el ser humano; debido a que la actividad humana normalmente desestabiliza el equilibrio característico de estas comunidades. No obstante, si cambiamos la forma de contactar a la comunidad ecológica y establecemos una serie de pautas al realizar nuestras actividades como especie, podremos disminuir el impacto negativo de los humanos en cualquier comunidad ecológica.

Evitar la sobreexplotación

Cuando hablamos de sobreexplotación nos referimos a una explotación exacerbada de recursos naturales, por encima de lo que puede soportar un ecosistema. Si realizamos una explotación responsable protegemos a la comunidad que depende de los recursos naturales a explotar.

Evitar la sobrepoblación

Profundizando un poco, podemos decir que cualquier sobreexplotación puede tener como trasfondo el exceso de población, en esto las personas son expertas. Es de suma importancia suponer que los recursos naturales presentes en un ecosistema, son finitos y por lo tanto, evitar situaciones de sobrepoblación que pueden llevar a un agotamiento paulatino de los recursos naturales no renovables.

Evitar introducción de especies invasoras

Cada comunidad ecológica está formada por la evolución durante miles e incluso millones de años, estas evoluciones han llevado al equilibrio actual. La introducción de nuevos agentes biológicos, tales como: microorganismos, plantas, animales, entre otros; a menudo desestabiliza a cualquier comunidad ecológica, por esta razón es importante evitar la introducción de especies invasoras en otras comunidades ecológicas; es decir, comunidades a las que no pertenecen.

Generar áreas protegidas con alto valor biológico

Las distintas comunidades ecológicas no son iguales. Las comunidades que tienen mayor cantidad de especies, son consideradas más importantes que las que tienen menos; de la misma forma aquellas comunidades que tienen especies endémicas, es decir, especies propias de una zona geográfica.

Dichas comunidades necesitan mayor protección, en tanto que las comunidades que tienen menor cantidad de especies y cuya riqueza biológica no es tan especial y particular, no requieren de una protección tan exhaustiva. Es por esto que muchas de estas zonas son aisladas por completo de las actividades  humanas, a fin de proteger estas comunidades de los grandes daños que estas ocasionan.

La naturaleza tiene muchos elementos dignos de  estudio, tales como las comunidades ecológicas; hemos visto las importantes relaciones que existen entre las diversas especies y lo importantes que son para el medio ambiente. Si quieres continuar con el aprendizaje, te invitamos a leer: crisis ambiental.

Deja un comentario