Meditación Zen, todo sobre este tipo de relajación espiritual

¿Sabes qué es la meditación zen? Conoce en este artículo todo sobre este tipo de meditación budista que puede ayudarte a generar mejoras en tu salud mental y física, recordando que siempre debes dedicarle tiempo si decides llevar a cabo esta actividad y poder ver los buenos resultados.

Meditación Zen

Meditación Zen

Por su parte, las religiones y las filosofías orientales nunca han fallado con el cumplimiento de fascinar en su totalidad al Occidente, y con respecto a las décadas pasadas recientemente, el intercambio cultural llevado a cabo por manos de la globalización ha logrado que sean más accesibles de lo que antes pudieron llegar a ser.

Incluso puede recalcarse que uno de los ámbitos que son más llamativos en el área del budismo tradicional japonés es la gran meditación zen, que a parte posee en sus términos un trasfondo religioso, además ha llegado a asegurar y cumplir ventajas físicas determinadas para la salud de los individuos.

Si te interesa mucho saber sobre la meditación zen y las ventajas que llega a ofrecerles a todas las personas, entonces estás en el artículo indicado, no te pierdas nada. ¿Sabes qué es la transformación de la naturaleza? conoce todo en este artículo, el como el ser humano ha adaptado la naturaleza a su conveniencia, pero también como ha llegado a perjudicar a la misma.

¿Qué es el zen?

El zen es el título que se le otorga a una de las escuelas budistas más relevantes alrededor del planeta. Esto quiere decir que dentro de lo se conoce como budismo, llegan a hallarse diversas escuelas. Y todas se rigen de forma centrada y determinada a partir del pensamiento de Buda.

Pero cabe destacar que cada una de estas escuelas llega a enseñar sus elementos y pensamientos propios, algo diferente a lo demás, que por su parte con mantener específicamente la creencia budista marcada, genera diferencias no solo en la teoría sino también en las prácticas de todos los budismos que lleguen a conocerse.

En específico, puede mencionarse que la escuela budista zen, es aquella que se conforma principalmente por ser una de las más reconocidas en Japón y su primordial objetivo se centra en la meditación.

Con respecto a su relación con la religión cristiana, hay varios aspectos, por ejemplo, en el cristianismo encontramos católicos, reformados, ortodoxos y demás. Pero, todos los involucrados son cristianos a pesar de contar con variadas interpretaciones en cuanto a los textos sagrados y en cuanto a ciertas prácticas. Esto es igual a lo que ocurre con el budismo y sus diferentes escuelas, donde puede localizarse el zen entre las variaciones.

¿De qué trata esta meditación?

Debe considerarse que en todas las escuelas budistas, lo que respecta a la meditación es que es uno de los instrumentos y prácticas que son considerados como los protagonistas, esto se debe a que genera la principal manera de obtener la iluminación.

Meditación zen

Esto significa que el estado de plena conciencia en donde ya no se encuentra presente la ignorancia, produce en consecuencia, alcanzar el nirvana, este es tomado como un estado de ausencia de deseo y este el motivo por el que adicionalmente está por fuera el sufrimiento. Pero nuevamente vuelven a presenciarse el choque de diferencias que existe entre las escuelas budistas, ya que la meditación zen cuenta con sus propios elementos y enseñanzas.

La meditación zen, al igual que el pensamiento zen, llega a conformarse principalmente por querer eliminar todo aquello que se considere innecesario o superfluo.

Esto se lleva a cabo debido a que al momento de eliminar el ruido que se encuentra alrededor de las personas, ya se traten de ruidos acústicos, visual, emocional y demás, la mente de los individuos puede llegar a calmarse y se mantiene con más capacidad en cuanto al desarrollo meditativo, significa que se suprimen todas las distracciones.

Por su cuenta es esto lo que llega a realizar que la estética zen mantenga un cierto parecido al minimalismo, puesto que ambas filosofías cuentan con la capacidad de llevar a cabo los requerimientos que son efectuados para suprimir lo superfluo y así cumplir con la función de centrarse en lo que realmente relevante, a pesar de que sea con enfoques y objetivos distintos.

Cabe destacar que una de las características principales de la meditación zen, incluso viendo más allá de todo lo que abarca a la supresión de los objetos que puedan realizar distracciones, es la búsqueda del satori. El satori se trata de una palabra japonesa que llega a traducirse por iluminación.

Meditación zen

Pero, la concepción que respecta a el satori es incluso mucho más de lo que parece, más profunda que el entendimiento de la iluminación en las demás escuelas budistas.

El satori es considerado como una total experiencia espiritual que en realidad es difícil generarle un concepto con palabras. Aquellos que han llegado a poseer la virtud de obtenerlo, le han dado la descripción de un estado de plena consciencia y de iluminación, en donde ya no existe en lo absoluto la ignorancia y las divisiones del mundo físico.

Poder lograr obtener este estado de consciencia plena puede llegar a ser algo dificil. Incluso se puede mencionar que hay monjes zen que llevan a cabo toda su vida en su consecución y también que hay individuos que no lo logran a pesar de dedicarse de manera plena a su búsqueda.

Pero con respecto a la meditación zen, esta contiene características y aspectos positivos que pueden llegar a presenciarse desde el inicio de la práctica, este es el motivo por el cual debe considerarse llevar a cabo una vida monacal para sacar ventaja de este tipo de meditación.

¿Qué beneficios genera?

Se ha llegado a demostrar que la meditación zen puede conseguir gran cantidad de beneficios para la salud, estas logran alcanzar un objetivo incluso más lejos que el plano espiritual que conforma al ser humano. Para esto, se han llevado a cabo experimentos de diferentes índoles, sin embargo en su mayoría, dichos experimentos se conformaban específicamente por analizar lo que sucede en el cerebro cuando se entra en estos estados meditativos.

Los resultados obtenidos en estos estudios han podido alcanzar la finalidad de que el practicar la meditación zen constantemente, puede llegar a generar enormes beneficios y muchas ventajas, además de una mejoría en lo que respecta al estado de salud en general. ¿Sabes como es Conservación de los recursos naturales? Conoce todos los materiales que son extraídos de la naturaleza en este artículo.

Meditación zen

Esto puede ser detentado y visualizado en elementos psicológicos como una gran capacidad de concentración, además de generar mejoras en la capacidad de establecer relaciones humanas y aquellos casos de estrés que se presenten, adicionalmente expone positivos resultados al momento de tratar enfermedades como lo son la depresión o incluso implementa una mejora notable en el autocontrol y en la gestión de emociones.

Pero, la práctica que es más común de la meditación zen es que adicionalmente establece y asegura ventajas físicas, esto puede verse reflejado en mejoras en el ámbito de la salud cardiovascular, el aumento de energías o incluso una mejora totalmente relevante en los procesos digestivos.

Esto no debería a llegar a sorprender demás a los individuos, ya que el ser humano a pesar de contar con ámbitos diferenciados, puede funcionar todo de manera unida y en relación consigo mismo. De esta manera, la mejora del estado psicológico, puede actuar de manera directa sobre el estado físico, es así como los beneficios de la meditación zen pueden ser notados a partir de una dimensión holística en donde todos los demás espacios se encuentran interconectados entre sí.

Si estás considerando dar inicio a las prácticas que ofrece la meditación zen, a pesar de que sea cierto que se trata de una simple práctica que bien puede llevarse a cabo de manera solitaria, lo que más se recomienda es que al inicio de las prácticas, estas sean llevadas a cabo siendo dirigidas por un profesor o maestro.

De esta manera, es como se logra que una persona que pueda enseñar y además encargarse de dirigir los primeros pasos, pueda apoyar a que los conocimientos que se consideran como los más básicos sean efectuados de forma ideal, y si por ejemplo luego el individuo quiere llevarlo a cabo en solitario, pues puede contar con todos los instrumentos requeridos para que lo haga exactamente de la forma ideal.

¿Cómo practicarla en tu día a día?

La meditación Zen como ya mencionamos es un rama del budismo, en donde se tiende a emplear la palabra ”Zazen” que quiere decir sentarse en meditación. El objetivo de esta práctica es que se pueda trascender la dualidad, lo que hace referencia a que no es empleado en el juicio de lo que es positivo o negativo, sino que puede llegar a visualizarse la unificación de todo entre sí.

Cabe destacar que la meditación zen puedes llegar a efectuarla en tu día a día, y aquí podrás conocer todos los pasos que debes emplear para llevarla a cabo sin inconvenientes.

En la década de los 60, se realizaron una variedad de investigaciones científicas originadas en Japón con respecto a dar una posición a la postura más adecuada en el ámbito de la meditación. Se llegó a considerar que la postura zen, la cual cuenta con más de 2500 años, era la postura ideal para todas aquellas prácticas meditativas.

Cuenta con una enorme importancia al momento de obtener el estado de consciencia de uno mismo, para que por nuestra parte podamos alcanzar la presencia más armoniosa considerada en nuestro planeta.

Ten presente que para llevar a cabo la meditación no se requiere ser religioso, tampoco es requerido contener creencias específicas, ya que solo se trata de una perspectiva puramente laica. Además, no es requerido algún tipo de cualidad o una forma determinada de apreciar las cosas. Lo único que se requerirá, primero que todo es contener curiosidad y una gran mente abierta, de esta manera puede llegarse a comprometer con las potencialidades y el bienestar de uno mismo.

No olvides que al momento de llevar a cabo la meditación zen en la vida cotidiana y esto puede llegar a realizarlo cualquier persona. Puedes considerar que las técnicas son realmente variadas, todas ellas se resguardan sobre los mismos objetivos, el cual es hallar la postura más indicada, una buena y constante labor en cuanto a la respiración y una presencia en el momento presente.

Dichas bases mencionadas son aquellas que deben ejercitarse con responsabilidad y constancia en cada una de las prácticas de la meditación zen, esto ocurre de igual manera que en las demás técnicas que se efectúan en la meditación en general.

Si cuentas con mucha voluntad y en compañía de mucha atención, podrás notar cómo será totalmente sencillo llevar a cabo la práctica de la meditación zen en tu vida cotidiana, observa a continuación cómo hacerlo:

Llevarla a cabo diariamente

En gran mayoría, las personas llegan a dejar de lado los beneficios y las ventajas que pueden obtenerse a partir de la meditación por llegar a creer que que no están a su alcance, y que por ejemplo se pueden presentar dificultades al momento de dar inicio a la práctica. Cabe destacar que esto no es verdad, ya que este tipo de cosas, como todas en realidad, con voluntad y dedicación son posibles de realizar.

Algo que no podemos ocultar es que quizás al principio pueda resultar un poco complicado, porque se necesita la adaptación, pero todo va mejorando luego de ir ejercitando cada vez más este tipo de actividad y así poder emplearlo diariamente.

Se puede dar inicio con pequeños espacios de tiempo, comenzando con al menos 5 minutos, 10 minutos, 15 minutos. Mientras vas dando inicio puedes establecer el tiempo en el que estarás ejecutando esta actividad, recuerda siempre no quedarte por un estimado tiempo corto y tampoco llegar a exigirte demás.

Al momento de llevar a cabo esta actividad podrás tener el conocimiento del tiempo que más se adapte y que más te convenga para que des inicio, así podrás ir efectuando las siguientes meditaciones zen. No olvides que no debes convertirlo en un martirio o en una actividad estresante, ya que esto es algo que podrás ir haciendo con el pasar del tiempo y que es algo que debe producirte relajación.

Recuerda que al momento de iniciar no debes exigirte el objetivo de llevarlo a cabo todos los días, pero si es totalmente fundamental que lo hagas al menos dos o tres días a la semana y que lo cumplas, sin ningún pretexto. De esta manera puedes cumplir con el compromiso que  te haces a ti mismo y además ejercitas de manera responsable para tu salud.

A parte, es requerido que inicies con cambios e ir probando hasta que des con lo que te parezca mucho más adaptable para ti. Nunca olvides que los mejores ánimos que puedes emplear son a partir del continuo aprendizaje en el aquí y ahora.

Luego de haber obtenido la actitud mental, nada más queda que des inicio a la práctica. Para que lleves a cabo esto es recomendable que lo hagas un día en donde creas que tienes más confianza en ti mismo y en donde no tengas dudas, luego de asegurar esto puedes comenzar a entender la meditación en cualquier momento y además en cualquier espacio.

Encárgate de hallar una ubicación donde puedas llevar a cabo tu meditación zen y en donde tengas presente que la constancia será la base de esta práctica. Al inicio, puedes hacerlo en un sitio que sea importante para ti, donde sientas mayor comodidad y que no exista ninguna distracción.

Te aconsejamos totalmente que al momento de escoger el espacio, lo mantengas, ya que de esta manera podrás comenzar a asociar ese momento que te estas dando para ti mismo. Evita toda distracción posible, debes encargarte de generar la atmósfera más reconfortante y acogedora que puedas hacer, así en cada una de las sesiones puedes tener segura la comodidad. Si gustas puedes agregar complementos como olores y música para meditar.

La postura que efectúes es la encargada de condicionar tanto tu meditación como tu estado mental, es por esto que es totalmente importante que lleves a cabo una postura donde asegures el equilibrio de tu cuerpo, en donde además pueda perdurar la posición de estar sentado en el suelo, con la espalda erguida y siempre debes tener todos tus músculos relajados.

En la meditación zen se tiende a emplear el Zafu o cojín de meditación. Este es un cojín redondo que contiene una altura de unos 15-20 cm y un diámetro de unos 35-40 cm. Con el apoyo de este cojín se puede asegurar una elevación de caderas leve y además basculan un poco hacia delante, de esta manera es que se pueden colocar las rodillas en el suelo y así se obtiene una excelente curva lumbar.

Que no se te pase por alto quitarte los zapatos y vestirte con ropa holgada y con la cual sientas comodidad, tu cabeza por su parte, debe sentir que tu coronilla está en dirección al cielo. Tus ojos deben mantenerse entrecerrados, de esta manera pueden hacer más sencilla la concentración, pero si llegas a sentir algo de sueño, ten en cuenta que no es el momento indicado para llevar a cabo la meditación zen.

La posición de tus manos en la meditación zen debe ser una donde parezca como mudra cósmico, deben reposar sobre tu vientre y además tocar los pulgares de una mano con otra, llegan a realizar una línea que está en simultáneo con el suelo. Los brazos deben reposar a los lados del cuerpo y los hombros tienen que reposar igualmente echados hacia atrás, es así como se podrá asegurar la liberación de tensión del cuello y del trapecio.

Para que puedas realizar este tipo de prácticas con respecto a la gran y maravillosa meditación zen diariamente, recuerda siempre que debes mantener el compromiso con tu actitud mental y corporal, es de esta manera cómo puedes ejercitarte para obtener y alcanzar la meta de calmar a tu mente, debes concentrarte en tu respiración y a parte de esto generar conciencia con todo lo que surge de ti.

Nunca olvides que es fundamental que tengas presente que tu cuerpo sabe lo que requiere en cada momento, así que es la hora en la cual debes aprender a escucharlo y dedicarle tiempo según sus necesidades.

Al momento de lograr obtener la concentración en la meditación zen podrás saber exactamente de qué se trata, además de ganar mucha más conciencia de tus necesidades corporales. Recuerda que una vida diaria llena de meditación zen puede resultar totalmente saludable para tu salud mental y física. ¡Gracias por leernos!

Deja un comentario