Reloj De Pulsera, un invento para llegar a tiempo y más

El Reloj De Pulsera es una accesorio que es llevado por las personas, sujeto a su muñeca generalmente mediante un correa, realizada por diversos materiales; pero el cual tiene como función primordial; permite controlar adecuadamente el paso del tiempo. Descubre mediante este artículo todo lo que debes saber sobre este dispositivo, no te lo pierdas y mantén en todo momento tu puntualidad.

Reloj de Pulsera

Introducción

En esta oportunidad aprovechamos la oportunidad para hablarles sobre el Reloj de Pulsera, un artículo que es considerado como parte de los accesorios que son empleados como complemento de la vestimenta, pero que en realidad reviste una gran utilidad en vista de que le proporciona a la persona, una forma de controlar el paso del tiempo.

Muchas personas se esmeran en emplear el reloj de pulsera, como una forma de dar a conocer su carácter, estilo o profesión, tomándose su tiempo a la hora de escoger uno; ya que los buscan dotados de ciertas características con las cuales se identifican como es su forma de operación o la marca de su fabricante.

Independientemente de que este accesorio les permita ser puntuales, se desea utilizar el más adecuado para cada ocasión, tal como si se tratara de un par de zapatos; pues en este caso el reloj puede ser visto como un reflejo de la personalidad de quién lo luce.

Algunos críticos dentro del ámbito de la moda consideran que toda persona de negocios, debe cambiar su reloj según la vestimenta del día a día. Aunque vamos a estar claros que si se trata de un reloj de marca muy costoso, no será posible cambiarlo con frecuencia, a menos que se cuente con una fortuna.

Si desviarnos del tema que nos ocupa, les invitamos a conocer los aspectos más interesantes del Reloj de Pulsera, pasando por su historia, elaboración, características y mucho más, no te lo pierdas; pues este es un accesorio que en la actualidad sigue teniendo una considerable importancia.

Historia del Reloj de Pulsera

Como se sabe el Reloj conocido como un instrumento que permite medir el paso del tiempo nace desde la antigüedad hace ya unos cuatro mil años en Egipto y era denominado Reloj de Sol, pues gracias a la luz de este astro, se podía cronometrar el paso del tiempo. Pero esto solo durante el día; pues en la noches se empleaba un Reloj de Clepsidra o Agua.

Posteriormente el siglo XVI se crea el Reloj de Arena, que se basaba en un tubo cilíndrico en el cual se colocaba una cierta cantidad de arena, que pasaba de un lado a otro del envase, indicándose con ello que se había cumplido el tiempo indicado, lo que podía ser por ejemplo una hora.

Posteriormente surge el Reloj Mecánico de Christian Huygens, a base de un péndulo en el año de 1656, que fue conocido como reloj Cucú y con solo un error de 5 minutos al día.  Mientras que en el año de 1840 se conoce el primer Reloj Eléctrico creado por Alexander Bain.

De igual manera algunos historiadores concluyen que también en Paris el relojero Pierre Augustin Caron de Beaumarchais, para el año de 1755, le creo un reloj de uso personal a Luis XV, que estaba destina como obsequio para Madame de Pompadour. Curiosamente a este reloj se le proporcionaba cuerda con una ruedita que se encontraba en el centro del mismo.

En el año de 1920 años Warren Alvin Marrison junto con J.W. Horton construyen el primer Reloj de Cuarzo, tomando como base un reloj eléctrico, el cual demostró ser mucho más exacto pues solamente tienen un error de tres segundos al año.

Reloj de Pulsera

Llegamos de esta manera al punto donde da inicio a la historia del Reloj de Pulsera, pues la idea nace gracias a la creatividad de los pilotos de aviación; quienes para contar con una forma de controlar el tiempo de vuelo, se llevaban un reloj de bolsillo y lo ataban a su brazo o pierna, sobre su uniforme.

Debemos destacar, que en los primeros años de la aviación, no se contaban con los sofisticados instrumentos que existen en la actualidad, por lo cual los cálculos realizados por los pilotos en función de la hora proporcionada por el reloj, eran muy importantes para establecer el rumbo, distancia y administración del combustible con que contaba este avión.

Se sabe que Louis Cartier fue quien creó el primer reloj de pulsera para uno de estos pilotos, que era identificado con el nombre de Santos Dumont, quien se lo solito en vista de que debía maniobrar con las dos manos y necesita una forma adecuada de ver la hora.

Para Cartier esto fue tomado como un desafío, que alcanzó diseñando un reloj de pulsera que era plano y contaba con una marca bisel cuadrada. A esta maravillosa creación que le denomino Santos y fue considerado el primer reloj de pulsera para hombres; donde posteriormente nace un diseño para mujer, realizado por Reloj de Pulsera, que eran hechos a la medida de cada dama.

Desde entonces el Reloj de Pulsera se ha popularizado y puesto al alcance de todas las personas, pues no solo salen al mercado productos de famosos diseñadores, sino que se les proporciona a los usuarios de este accesorio infinidad de relojes creados de forma masiva en industrias.

En la actualidad el reloj de pulsera sigue siendo empleado por muchos pilotos, además de muchos otros profesionales, que se rigen por la información suministrada por este dispositivo, para la realización de sus actividades cotidianas.

Citando un ejemplo, les podemos mencionar el caso de una enfermera dentro del campo de la medicina; ella para establecer de forma manual la cantidad de pulsaciones por segundo de una persona, se guía precisamente por el reloj que lleva en su muñeca y como este caso existen muchos otros.

¿Quién Inventó el Reloj de Pulsera?

Como se ha destacado los primero relojes de pulsera se crearon por Louis Cartier para el año de 1904, en beneficio del aviador Santos Dumont; pero en este mismo año los propietarios de la firma Rolex, crea también un modelo de Reloj de Pulsera, algo que se pensó no alcanzaría la importancia arrolladora demostrada con el paso de los años.

Se sabe que ya durante el año de 1910, se contaba ya con un cronómetro de pulsera, empleado para los que se dedicaban a la vida deportiva, lo que era toda una novedad.

En el año de 1919 W.A. Morrison aparece con su reloj de cuarzo y posteriormente los inventores H. Cutte y J. Harwood, patentan su idea sobre el Reloj que sa daba cuerda automáticamente.

Por lo que como vemos este es una idea que nace con Louis Cartier, pero que comienza a ser mejorada por muchos otros por lo cual se llega al Reloj de Pulsera Automático, creado por el relojero inglés John Harwood, quien patentó su idea en el año de 1923.

Es interesante conocer a este punto de nuestro tema, algunos detalles relacionados con el funcionamiento de este tipo de relojes y de los que se fabricaban hasta la fecha; pues se manejaban por tanto dos tipos de ellos, apareciendo posteriormente un tercero de ellos con los relojes electrónicos.

Tipos de Reloj de Pulsera

Se conocen para el momento relojes de pulsera que eran basados en movimiento mecánico o automático, algunos incluso contaron con una mezcla de ambos.

Relojes Mecánicos

Este reloj se basa en un mecanismo compuesto de tres elementos que son el motor, rodaje y órgano regulador. Los cuales deben trabajar en conjunto, ya que el motor cuenta con un resorte o muelle que es el que acumula la energía, mediante una lámina de metal que se enrollada sobre sí misma, cuando se le da cuerda al reloj.

Este proceso necesita ser realizado de forma periódica, para evitar que el reloj se detenga. Esta energía una vez cargada, se suma un tren de rodaje; el cual está formado por una serie de engranajes que calzan perfectamente y que son los que le dan movimiento a las agujas del reloj.

Gracias a esto es posible desde el exterior de este aparato, visualizar la hora; debido a que las rueda de la hora realiza una vuelta completa cada doce horas; pero en su desplazamiento sincronizado hace que la de los minutos se desplace cada minuto y de igual manera la de los segundos.

Todo este trabajo conjunto permite que cuando se cumplan los 60 segundos se marque un nuevo minuto y al pasar 60 de ellos, se indique la siguiente hora, todo este proceso hasta cumplir las 12 horas y comenzar nuevamente con el siguiente conteo de tiempo.

Algunos de los más novedosos diseños contaron con características especiales, mediante la cuales se podía incluso conocer el día y mes del año en el que se estaba, siempre y cuando su propietario fuera cuidadoso al iniciar el funcionamiento, para determinar si se trataba de hora del día o de la noche, pues cada 24 horas, la fecha cambiaba.

Como se comentó anteriormente, cuenta también con un tercer elemento conocido como el regulador, que es el que administra la energía liberada para el motor, con la finalidad de dar precisión a la hora indicada por este dispositivo.

Les comentamos que este mecanismo oscilador o de regulación de escape es el causante del típico “tic-tac” que todos los que han tenido un reloj mecánico conocen.

Cabe destacar que al igual que la fecha o mes del año; los relojes mecánicos fueron creados con una serie de mejoras, mediante la cual se les agregaba el año, las fase de la luna, alarmas, melodías o sistemas antichoque.

Reloj Automático

Este tipo de reloj es básicamente similar al principio de funcionamiento del reloj mecánico, pero provisto de la capacidad de darse cuerda a sí mismo, en función del movimiento realizado por el brazo de su usuario.

Por lo cual el mecánico se le suministra cuerda de manera manual, mientras que este tipo de reloj, la cuerda se recarga por sí sola, gracias a los mecanismos mediante los cuales es creado, que debido a la oscilación se da movimiento a un rotor que gira en torno a un pivote el cual da carga al muelle del aparato.

El reloj automático cuenta con una alta precisión, son sellados para evitar la influencia del polvo o la humedad; pero requieren ser empleados constantemente por la persona, para mantenerse en funcionamiento; pues como se ha comentado el movimiento es lo que los recarga o proporciona energía.

Se ha conocido que los primeros en conocer sobre el movimiento automático para el reloj fueron Abraham-Louis Perrelet y Abraham-Louis Breguet, pero ellos no llegaron a difundir esta idea, cosa que no paso de la misma manera con el Harwood automático, creado por el británico John Harwood en el año de 1923.

En aquel momento la idea en la mente de Harwood, no era tanto desarrollar un reloj que se diera cuerda a base del movimiento, sino más bien buscar la forma de eliminar la corona exterior del reloj, que ocasionaba la entrada de suciedad, con lo cual los mecanismo terminaban atascandose.

Reloj Electrónico

Los relojes electrónicos a diferencia de los que hemos conocido hasta el momento, prácticamente no cuenta con casi piezas móviles, solo las que le proporcionan el movimiento a las agujas. Están realizados a base de un pequeño cristal de cuarzo de acuerdo con cada uno de sus calibres electrónicos.

Este cristal oscila proporcionando una resonancia estable, que es lo que hace trabajar a todo el mecanismo; por este motivo se les conoce también como relojes de cuarzo.

Ellos reciben energía de una pila en forma de botón y muchos de ellos trabajan bien de forma analógica mediante el movimiento de agujas o sencillamente, mostrando la hora en un panel electrónico.

Reloj de Pulsera

Evolución

El reloj de pulsera desde su creación con el primero de ellos, estuvo orientado a ser empleado generalmente por hombres, ligado a la vida deportiva especialmente; pero pronto se inicia la creación de diseños femeninos que comenzaron a ser obsequiados a las damas como un artilugio propio de la moda.

En principio muchas persona se vieron en la necesidad de aprender a interpretar la manecillas del reloj para poder calcular la hora y aunque parezca curioso, las damas de la alta sociedad organizaban curso donde se entrenaban en este sentido.

Muchos caballeros le obsequiaron relojes a sus novias, como una manera sutil de orientarlas para que tuviesen puntualidad en sus citas amorosas. Pero el reloj de pulsera desde su creación ha sido un invento que ha sufrido una serie de cambios, siempre en busca de una mayor precisión, comodidad y belleza.

Ejemplo de esto ha sido el modelo Diamant Noir que llegó a estar valorado en un millón de dólares, provisto de la firma de Vacheron-Constantin. Incluso en el año de 1987 se patenta un Reloj Parlante denominado Voice Master VX 2, nombre que significa “la voz de su amo”.

Era un artilugio increíble que le proporcionaba la hora a su usuario con tan solo pedírsela, al igual que otras informaciones importantes para el cómo es el número de teléfono, tarjeta de crédito o datos que podían ser almacenados a él, pues tenía la capacidad de guarda unos 27 de ellos. Fue un invento japonés que se comercializó en gran escala para aquel año.

Características del Reloj de Pulsera

La mejor forma de apreciar todo las particularidades asociada al reloj de pulsera es mediante sus características; e cuyo sentido aprovechamos la oportunidad para indicar que el término Reloj, nace de la voz griega orologion: de ora=tiempo + legein= contar.

Esta denominación comienza a ser empleada a finales del siglo XIV lo que perdura hasta nuestros días, dentro de lo cual se puede observar que un reloj de pulsera suele ser identificado por las siguientes características.

  • Están provistos de una carátula que puede ser de diferentes formas bien sea redonda, cuadrada, hexagonal o incluso pentagonales.
  • En lo relativo a su funcionamiento pueden encontrarse analógicos como manecillas, digitales con una pantalla mediante la cual se visualiza la hora en número o mixtos; que son los provistos de ambas funciones.
  • Dentro de su funcionalidad también es posible contar con iluminación, cambio de vista de la hora bien sea en formato de 12 horas o de 24 horas. También existen algunos creados con la propiedad de mostrar la hora en diferentes países.
  • Algunos cuentan con indicador de fecha, la cual puede establecer el número de día, si es un día específico de la semana y el año.
  • Pueden contar con alarma empleada como despertador, también con cronómetro sonoro que indica ciertos intervalos de tiempo o incluso la función de cuenta atrás.
  • Finalmente los hay que son resistentes a la inmersión en el agua y que pueden soportar hasta golpes.

Como se puede observar los seres humanos se esmeran por buscar siempre dar mayor utilidad a los objetos que son de uso cotidiano, por un lado, para aumentar sus ventas, pero por el otro, para hacerlos más llamativos e indispensables.

Si bien en la actualidad muchas personas han dejado de portar en su brazo el reloj, debido al trabajo que realizan, que no les permite hacerlo si dañarlo; de igual manera sigue siendo necesario para conocer la hora del día.

Mientras que por otro lado es un accesorio que complementa finamente la vestimenta de cualquier persona. No obstante es necesario comentar, que cuando se observa a una persona que no lleva un Reloj de Pulsera, es sencillamente por el hecho de que la función de este dispositivo la han complementado con el teléfono móvil.

Pero cabe decir que este tipo de dispositivo de comunicación, una vez que se le agota la batería, no puede proporcionar la hora que es visualizada mediante su uso, por lo que de igual manera la persona corre el riesgo de llegar tarde; siendo en este sentido una buena recomendación, seguir empleando como hasta el momento el fiel y sencillo artilugio inventado con el nombre de Reloj de Pulsera.

Esperamos que este artículo les permitiera conocer algo nuevo sobre el Reloj de Pulsera. Y si eres de las personas que les gusta conocer la historia de muchos de los objetos que son empleados dentro de la vida cotidiana; les invitamos a realizar la lectura de los siguientes temas sugeridos.

Deja un comentario