Árbol Kiri contra el calentamiento global. Toda la información aquí

El Árbol Kiri es una bellísima especie que aunque originalmente ha sido utilizado como planta ornamental hoy en día se le considera una opción contra el calentamiento global ya que mejora la calidad del aire por sus propiedades de purificación. En el presente artículo explicaremos todas las características de esta increíble planta.

Árbol Kiri

Actualmente el  árbol del Kiri se ha convertido en una especie muy popular, su aspecto es totalmente encantador, adorna el lugar donde se encuentre con sus increíblemente hermosas flores de color púrpura claro.

Este árbol es conocido como el árbol Emperatriz, además de ser una planta ornamental, sus propiedades son conocidas en el área de la medicina natural, pues es utilizada como planta medicinal sobre todo en la cultura asiática.

El árbol Kiri también es relacionado con la purificación del aire, ya todos los árboles en general realizan un proceso interno que toma el dióxido de carbono presente en la atmósfera y lo transforman en oxígeno; el árbol Kiri tiene una capacidad de absorción que supera a la de todos los demás árboles.

Muchas personas consideran el árbol Kiri como una opción revolucionaria que puede contribuir a la disminución del problema del calentamiento global.

Además de que es un árbol que tiene una tasa de crecimiento mayor a la de los otros árboles, es fácil de cultivar, se adapta rápidamente al suelo, puede embellecer y dar sombra por muchos años, lo cual lo convierte en todo un regalo de la naturaleza.

Esta especie se distribuye de manera abundante en las regiones del oeste y hacia el centro de China, donde es apreciada por sus propiedades y también por tradición cultural.

El árbol de Kiri crece de forma natural en bosques abiertos, sus semillas brotan fácilmente y se arraigan a casi todos los tipos de suelo, pero necesita de suficiente luz solar para prosperar. Descubre más en el siguiente artículo Bosque Tropical

Descripción

El nombre científico del árbol Kiri es Paulownia tomentosa o paulownia imperial, perteneciente a la familia de las Paulowniaceaese,  trata de un árbol frondoso, de gran tamaño, con sus características flores de distintos tonos de púrpura que le dan esa belleza que es inconfundible.

Árbol Kiri

Al árbol Kiri también se le llama de manera coloquial el árbol Emperatriz, y es oriundo de la lejana China. Usualmente alcanza una altura aproximada de 27 metros, en cuanto a  el tronco que puede llegar a medir entre 7 y 20 metros de diámetro. Las hojas del árbol Kiri son grandes, las cuales pueden llegar a los 40 centímetros de ancho.

Los árboles de Kiri son de grandes dimensiones y muy vistosos, es por ello que en Japón se hicieron extremadamente populares, desde el año 1834 comenzó la migración de este árbol hacia otras latitudes en el mundo.

Generalmente los árboles Kiri alcanzan un promedio de unos 20 metros de altura, se les puede notar su frondosa copa, conformada por hojas y flores que son todo un espectáculo visual, ya que siempre las vemos dispuestas en forma de sombrilla.

La corteza del árbol de Kiri es de un color marrón con tonos grisáceos, las ramas tienen unas formaciones llamadas lenticelas, que no son más que pequeñas estructuras de tipo alargado (a veces redondo) con las cuales el árbol realiza el intercambio gaseoso con el medio ambiente que le rodea.

En cuanto a las semillas del árbol de Kiri, se notan muy numerosas, usualmente llegan a medir unos 2 a 4 milímetros de largo. Estas pequeñas viajan por medio de la acción del viento, y las cápsulas abiertas de la misma se quedan pegadas al árbol hasta la siguiente floración.

Los frutos de Kiri también son muy abundantes, y de estos se pueden sacar unas 2000 semillas.

La planta crece a ritmo más bien lento en el primer año de vida, para acelerarse el resto de lo que dure su vida. Es frecuente que los árboles de esta especie crezcan hasta dos metros cada año hasta que la planta alcanza la madurez; este increíble árbol puede estar con vida entre 60 y 70 años.

Árbol Kiri

Las propiedades medicinales del árbol de Kiri son innegables, de hecho desde hace miles de años en la medicina tradicional China, en la cual la mayoría de las partes de la planta son valoradas y utilizadas en recetas muy antiguas.

En este sentido, se cree que de la planta se puede obtener un potente compuesto que tiene la capacidad de eliminar la proliferación de los microbios. También se utiliza como parte de tratamientos paliativos para el cáncer y en infusiones para enfermedades respiratorias.

Historia del Árbol Kiri

El origen del árbol de la emperatriz o árbol de Kiri, viene desde las antiguas leyendas tradicionales Chinas, las cuales tienen historias como la del ave Fénix, que según se dice se posa sólo en las ramas de los árboles de Kiri que sean más fuertes, atrayendo la buena suerte a quien pertenezca dicho árbol.

Otra anécdota que forma parte de las milenarias tradiciones Chinas, narra que cuando nacía un niño, se solía plantar un árbol de Kiri, ya que su ritmo de crecimiento sería similar al del niño recién nacido.

Cuando el niño llegara a ser un adulto, y llegara el tiempo de casarse,  se podían cortar del árbol los trozos de madera que se utilizarían para artículos de madera para la futura unión familiar.

Árbol Kiri

El tallado de la madera de este magnífico árbol, es y sigue siendo un arte muy refinado en Japón y China. El árbol que se había plantado, estaba en todo su esplendor, y se cortaba para llegar a convertirse en un instrumento musical o prácticos y útiles muebles que se regalaban a los recién casados para su prosperidad.

Existe también en la cultura de Rusia, una leyenda que narra una historia un poco diferente, en la cual el árbol de Kiri fue nombrado para honrar a su princesa, llamada Paulownia Pavlovnia Anna, quien era la hija del Zar Ruso Pablo I.

El árbol de Kiri es muy abundante en los paisajes de Asia, ya sea cultivado o en bosques abiertos como árbol silvestre, el Kiri crece generalmente a alturas menores de 1800 metros. Además de ser característico de estas regiones, su cultivo se ha extendido a Norteamérica y Europa.

Árbol Kiri

Para finales de la década de los años 70, se trabajó en mejorar la ya de por sí increíble genética de esta especie, lo cual dio como resultado un nuevo híbrido del Kiri, el cual tiene aspectos interesantes como su mejorada resistencia a la presencia de plagas y una notoria disminución de las enfermedades típicas.

Otros rasgos que tiene este híbrido es que no modifica el entorno, ya que no afecta de ninguna manera las otras especies vegetales con las cuales convive, el detalle negativo es que esta novedosa opción solo se produce en el laboratorio.

Aunque en los países Asiáticos el árbol Kiri se mantiene como un árbol ornamental, que adorna con su inigualable belleza tradicional los paisajes urbanos y extensos parques, también se toma en cuenta su capacidad de regenerarse y rápido crecimiento, por lo cual se piensa que es una opción para enfrentar el cambio climático.

Árbol Kiri

Uso y cultivo 

El árbol Kiri posee hojas de gran tamaño, las cuales alcanzan unos 60 centímetros, cuando están en ramas nuevas; esta característica es beneficiosa ya que se puede podar el árbol frecuentemente sin dañarlo.

Esto se debe a que el árbol tiene una capacidad de regeneración que es rápida, lo cual unido a su fuerza, vitalidad e índice de crecimiento, lo convierten en un espécimen que se puede obtener un máximo de sus beneficios.

Otro elemento que es positivo sobre el árbol de Kiri, es que al podarlo de forma certera se asegura un crecimiento fuerte y robusto de las ramas, lo cual es beneficioso a la hora de tener en mente el talar el árbol para trabajar su madera.

La palabra Kiri significa “cortar” en Japonés, de allí recibe su nombre este noble árbol, ya que desde hace milenios su madera era muy apreciada, tanto que dio origen a su nombre.

Árbol Kiri

El árbol Kiri  se utiliza para muchas cosas, entre los usos más frecuentes se pueden resaltar los siguientes:

  • Fabricación de piezas o conjunto de piezas que sirvan de soporte a mecanismos eléctricos de máquinas o aparatos.
  • Componentes, partes y accesorios de aviones, yates y otros vehículos que requieren que este tipo de elementos sean construidos de madera ligera.
  • Materiales e implementos deportivos, especialmente para los deportes acuáticos, como lo son las tablas de surf.
  • Quedan perfectas las chapas de madera, y todo tipo de muebles, desde los pequeños con minuciosos detalles hasta los más grandes y prácticos.
  • Artesanías, objetos y elementos decorativos hechos en madera, los cuales duran muchísimo tiempo, ya que este tipo de madera se ajusta perfectamente y es resistente a los insectos.
  • Elaboración de tableros musicales, instrumentos, y todo tipo de soporte para los mismos.
  • Barriles contenedores para vinos y para otros productos alimenticios y cuencos.

Los objetos, materiales y partes elaborados con la madera de Kiri, están en auge, cada vez más son las personas que la prefieren por sobre otros tipos de madera, ya que es resistente, ligera, fácil de trabajar y duradera.

Árbol Kiri

Por ejemplo la popularidad de las tablas de madera de Kiri se vuelve más popular cada día, en la actualidad la tecnología en el desarrollo de los diseños ha incrementado la calidad del producto final.

Actualmente del árbol de Kiri se obtiene la madera que es la materia prima principal para realizar las tablas de surf, debido a la proporción entre el peso y la resistencia del material, que resulta en un producto muy apreciado por las personas que practican este deporte.

De hecho la tabla terminada queda muy ligera y absorbe menos humedad que las construidas de otro material. La popularidad de estas tablas radica en que son muy resistentes a la acción de los elementos naturales, tiene poco mantenimiento y se pueden hacer en casa.

Un punto extra de utilizar madera de Kiri para la elaboración artículos, partes e implementos deportivos  es la contribución que se hace al medio ambiente, ya que deja un impacto positivo pues el daño al entorno es mínimo.

Esto en comparación con los productos elaborados en fibra de vidrio, los cuales además de tener un proceso que implica el uso de agentes contaminantes, tienen un tiempo largo para lograr biodegradarse, aumentando la cantidad de desechos tóxicos del planeta.

Árbol Kiri

Propiedades del Kiri

Una de las más famosas propiedades del árbol Kiri es la capacidad que tiene de absorber mas Dióxido de carbono, y transformarlo mediante procesos internos en Oxígeno, ya que en comparación con otros árboles, esta propiedad es mayor.

Esto se debe a que el tamaño de sus hojas es más grande y los aspectos metabólicos de los procesos de fotosíntesis son especiales en este árbol.

En promedio un árbol de Kiri logra capturar del entorno 21,7 kilogramos de dióxido de carbono, y luego devuelve al ambiente 5,9 kilogramos de oxígeno al día, una cifra muy superior a la de cualquier otro árbol conocido, en algunos casos la cifra es hasta 10 veces mayor que las de otras especies de árboles.

Una de las cosas más sorprendentes del árbol de Kiri es su rápido crecimiento, ya que según estudios este singular árbol puede llegar a crecer hasta 2 centímetros al día, lo cual lo llega a alcanzar una altura de unos 6 metros aproximadamente e un tiempo entre diez meses a un año y medio.

Esta tasa de crecimiento es sorprendente, pues es completamente acelerada en comparación a otras especies del reino vegetal; como dato sorprendente podemos decir que si el árbol de Kiri está en condiciones favorables para su desarrollo, puede alcanzar la altura de un adulto promedio, en muy poco tiempo.

La altura máxima del árbol Kiri, la cual llega a alcanzar un poco menos de 30 metros en promedio, será una meta cumplida en un corto periodo de entre 6 y 7 años, lo cual es sorprendente y beneficioso para el medio ambiente.

El árbol de Kiri es una especie duradera, es casi imposible que le den enfermedades comunes a otras plantas, tampoco se llena de plagas, pues un árbol muy resistente; esto es debido a que en su composición contiene un porcentaje muy bajo de aceites y resinas.

Sus raíces son profundas, le dan una estabilidad perfecta, una fuerza que no cede ante los más fuertes vientos; esta característica de confiabilidad hace que algunas veces se le cultive sobre pendientes, pues se tiene la certeza de que no va a perder agarre del suelo.

La profundidad de las raíces también le dan la ventaja de crecer y florecer en lugares donde otras especies no hayan podido adaptarse, ya sea por la inestabilidad del terreno o por la acción del viento.

El árbol de Kiri es de fácil adaptación a cualquier tipo de suelo, no importa si el terreno está empobrecido debido a que ha sufrido por el sobre cultivo, este árbol comenzará a crecer si tiene las condiciones mínimas para desarrollarse.

Un aspecto sorprendente que demuestra las propiedades extraordinarias de este árbol, es que si se le siembra en suelos que hayan sido contaminados con sustancias sintéticas o con desechos tóxicos, les ayuda a recuperar su calidad aportando oxígeno para que la tierra se recupere.

Esto se logra debido a que sus raíces son profundas, se expanden y tienen un desarrollo en sentido vertical y profundo, lo cual beneficia enormemente la tierra, y le da una nueva vida. Encuentra más información en Ejemplos de Desarrollo sustentable

Los árboles de Kiri logran atraer una gran cantidad de microrganismos que benefician el suelo de tal manera, que contribuyen poco a poco a darle oxígeno al sustrato y devolver algo de los nutrientes que tenía la tierra.

En época de sequía, el árbol de Kiri es muy resistente, soporta bien las altas temperaturas, incluso en condiciones extremas como cuando se presenta fuego, sobrevive de manera grandiosa.

El suelo donde se siembra este tipo de árbol, es beneficiado debido a que las propiedades de sus raíces contribuyen con la permeabilidad y la retención del agua presente en el sustrato.

La madera de este árbol es un buen aislante, que tiene alta resistencia, su temperatura de combustión es casi el doble de las de muchos otros árboles de madera sometidos a las mismas condiciones.


En cuanto a la madera del árbol de Kiri, su tono es más bien claro, de tipo liviano y de elevado rendimiento, todas estas características son redituables y muy apreciadas en el sector industrial. Al utilizarla para procesos de se reduce el desperdicio lo cual aumenta los márgenes de ganancia.

En estudios comparativos de rendimiento por hectárea es de 163 por metro cúbico, siendo la de su competidor más cercano de 65 por metro cúbico que es lo que se obtiene del pino.

De hecho, en el mismo estudio se revela que el primer corte que se le hace al pino se realiza entre los 15 y los 30 años, lo cual está muy alejado de la edad de corte del Kiri, la cual se puede hacer a los 6 años de sembrado.

El árbol de Kiri se siente más a gusto en las zonas de clima templado, incluso en climas fríos; aunque no es un árbol propio de las zonas áridas, se adapta y crece sin problemas, se convierte en una especie útil para repoblar de árboles zonas extensas por su veloz crecimiento.

Este especie de árboles hace el mejor uso de los recursos con los cuales cuenta, lo cual es una ventaja desde el punto de vista económico ya que brinda todos los beneficios antes nombrados a un bajo costo.

Por ejemplo, en un aspecto tan importante como el ahorro de agua, el árbol Kiri administra de manera óptima el riego, ya que en una sola etapa de crecimiento inicialmente puede alcanzar un gran desarrollo, lo cual es el equivalente a las de otras especies en varios años.

Por todo esto, el árbol Kiri es considerado como un descubrimiento sorprendente, no se trata de una especie de árbol más; así como existen cultivos que se utilizan con un propósito en específico, porque tienen ciertas propiedades que entregan mayores beneficios, el Kiri es de apoyo para equilibrar daños en los suelos.

Por su belleza, permeabilidad, resistencia y capacidad de modelado, en Asia se le considera una madera de tipo “semiprecioso”; a estas cualidades importantes se le unen las de la durabilidad ante los impactos, la cual disminuye las deformaciones, muchos le encuentran similitud con el aluminio entre los metales maleables.

El Kiri y la jardinería ornamental

La jardinería ornamental es un arte muy apreciado entre los países asiáticos, tradicionalmente, se pone en práctica a todo nivel, pues es muy apreciado el tener un relajante jardín en el cual pasar horas de esparcimiento.

El árbol Kiri además de ser usado con fines de reforestar algunas zonas que necesiten de grandes especies de árboles para sombra y para oxigenar el ambiente, son muy utilizadas también como plantas ornamentales, por su magnífica presencia que embellece cualquier lugar donde se siembre.

Esta se planta en los bordes de los caminos, en plaza, avenidas y parques de la ciudad, así como también en sitios estratégicos para colocar un toque de belleza con su hermoso tono púrpura a donde quiera que se mire.

Ya que esta especie produce una flor de color púrpura, a veces muy cercano al rosado, que se posan sobre sus ramas desnudas en grupos terminales, en los días que dan inicio a la temporada de primavera; junto a la vistosidad de sus flores, están el enorme tamaño de sus hojas, lo cual lo hacen un árbol muy singular.

Para el mantenimiento del árbol de Kiri, es importante que la poda se realice después de efectuarse la floración, la cual debe ser muy por encima, si deseamos un árbol totalmente florido. Una poda más profunda hace que las hojas y las ramas se regeneren con un tamaño mayor, pero afectando el número de flores que tendrá ese árbol en particular.

Tradicionalmente las ramas del árbol de Kiri se van arqueando a medida que este va creciendo, para lograr los hermosos arreglos naturales y muy decorativos que podemos observar en los jardines en primavera, donde se observan sus elegantes flores colgando en hermosos racimos.

¿Como plantar un árbol Kiri?

El Kiri es un árbol que se adapta fácilmente a las condiciones del suelo donde ha sido plantado, no obstante, si se decide plantar unas semillas de este maravilloso espécimen, se deben cuidar ciertos aspectos.

Es más fácil si colocas las semillas en una maceta, con la tierra con una humedad adecuada pero no en demasía. La luz debe ser suficiente pero que no le de directamente a la semilla, al menos antes de germinar, lo cual sucederá en uno o dos meses.

Para transplantarla, debemos esperar a que esté un poco más fuerte, como una semana después de que germine. A los dos meses deben estar en el lugar que les corresponderá, donde rápidamente va a crecer y desarrollarse.

Proyectos a futuro

Existen proyectos para beneficiarse con el Kiri en un futuro cercano, como por ejemplo en Texas, Estados Unidos, se quiere utilizar este árbol como recurso para purificar el suelo que va a ser utilizado para cultivos.

Este proyecto recibe el nombre de “La revolución Kiri” y consiste en plantar un millón de árboles de esta especie, para lograr que el sustrato recupere sus cualidades y pueda ser usado posteriormente, el Kiri fue elegido entre otro árboles principalmente por su capacidad de regenerar los suelos y su contribución de oxígeno a la atmósfera.

Otro factor que se tomo en cuenta para este proyecto es el de su rápida tasa de crecimiento, ya que solamente entre 6 a 8 años una pequeña semilla de Kiri llegará a ser un enorme árbol, similar al tamaño de un roble de 40 años. Encuentra más información en el artículo Árbol más alto del mundo

Deja un comentario