Animales terrestres y acuáticos, ejemplos y más

La naturaleza tiene una maravillosa variedad de flora y fauna. Las mismas pueden ser terrestres o acuáticas, en este artículo te contaremos todo lo que tienes que saber sobre los animales terrestres y acuáticos.

animales terrestres y acuáticos

Animales terrestres y acuáticos

En el reino animal, esta es la diferencia entre las especies coexistentes en los hábitats correspondientes, es decir hábitat acuático y hábitat terrestre. Por una parte, los animales terrestres no tienen las características necesarias para poder sobrevivir bajo el agua, y los animales acuáticos no pueden mantenerse vivos en tierra.

Sin embargo, es importante destacar a los animales anfibios (como por ejemplo las ranas); la palabra anfibio proviene de un neologismo griego, amphibia que se forma al combinar el término amphi, que quiere decir “por ambos” y bios que significa “por medios”; en palabras más simples, un anfibio es un animal que se puede desenvolver perfectamente en ambos medios.

¿Qué es el hábitat?

El hábitat de un animal es el área o región donde un grupo determinado de animales pasa su ciclo vital. La fauna ha evolucionado con la finalidad de adaptarse a las condiciones determinadas de un ambiente para poder vivir en él. Esto quiere decir que la destrucción de estos ecosistemas (a los cuales se ha adaptado una especie animal) puede traer como consecuencia la extinción de dicha especie.

Animales acuáticos

La vida del planeta tierra se inició en el agua. Evolucionó del océano hace unos 3.500 millones de años, y durante más de 3.000 millones de años, todo estaba limitado únicamente a esta forma de existencia. El suelo era muy seco y solo contenía líquenes y algunas bacterias. Sin embargo, paulatinamente las condiciones se fueron adaptando hasta ser favorables para el desarrollo de algunas plantas primitivas.

La fauna acuática pasa la mayor parte de su vida en el agua. Al igual que los ambientes terrestres y acuáticos, los ambientes marinos y de agua dulce (como ríos o lagos) tienen tres funciones para los animales: proporcionan protección, alimentos y condiciones apropiadas para la reproducción y la reproducción.

animales terrestres y acuáticos

Algunos animales son solo animales acuáticos, mientras que otros son identificados como semiacuáticos o higrófilos. Por ejemplo, los peces respiran bajo el agua y pasan por todo su ciclo de vida allí; en otras palabras, no pueden sobrevivir sin agua, por lo que están completamente adaptados a esta situación.

READ  25 Animales marinos en peligro de extinción, causas y más

Que es diferente de los animales semiacuáticos, que generalmente son clasificados como animales terrestres, pero de hecho, la mayor parte del tiempo toma el medio ambiente acuático como parte de su comportamiento. Específicamente relacionado con la alimentación o la reproducción.

Los animales higrófilos prefieren ambientes húmedos para desarrollar su vida, como por ejemplo: llanuras de inundación o turberas.

Características de los animales acuáticos

Los animales que habitan en el agua tienen como una de sus características una alimentación a base de fitoplancton, este es un tipo de plancton vegetal que, al igual que las plantas terrestres, es capaz de realizar el proceso de fotosíntesis. El fitoplancton habita en un área en la que se puede alimentar de la energía del sol de forma directa.

Los animales acuáticos también se alimentan de zooplancton, es decir de un plancton de origen animal, formado por algunos crustáceos, medusas, larvas de peces, entre otros.

Las especies de animales acuáticos desarrollaron aletas para un desempeño más eficiente en el agua. La reproducción de estos animales es mayormente ovípara (animales que ponen huevos); aunque algunos son vivíparos e inclusive encontramos mamíferos acuáticos como las ballenas y los delfines. El caso de las estrellas de mar es muy particular, ya que estas se reproducen de forma asexual.

Los animales acuáticos, a diferencia de los terrestres, respiran por medio de branquias, estos órganos les permiten realizar los procesos respiratorios debajo del agua. Estos animales pueden vivir en aguas dulces (como ríos, lagos o lagunas) y en aguas saladas (como los océanos y mares).

Animales terrestres

Se consideran animales terrestres a aquellos que viven fundamentalmente en el suelo, sin embargo este concepto no puede abarcar a todos los animales con estas características, ya que la variedad es enorme. En otras palabras, estos animales comparten la naturaleza terrestre, pero no todos habitan primariamente en el suelo, es por esto, que podemos distinguirlos de esta forma:

  • Arborícolas: son aquellos animales que viven en las copas de los árboles, como por ejemplo, el orangután o el canguro arborícola.
  • Arenícolas: estos animales desarrollan su ciclo vital en la arena, un ejemplo son las pulgas de playa.
  • Saxícolas: este tipo de animales viven sobre las piedras y rocas, como los damanes.
  • Troglobios: son aquellos animales que viven en cuevas, un ejemplo son los caracoles fantasma.
  • Aéreos: estos animales desarrollan gran parte de su ciclo vital a través del vuelo, un ejemplo muy claro de esto son los pájaros.
READ  Listado completo de los animales que migran, descubre todo aquí

Son pocos los animales que son exclusivos de un mismo entorno. Por ejemplo: el caracol de árbol es hallado únicamente en los árboles, es decir, es un animal 100 por ciento arborícola. Otro ejemplo puede ser el vencejo común, este es un tipo de ave que desarrolla la totalidad de su ciclo de vida en el vuelo, solo llega a tierra firme cuando necesita reproducirse.

Existen animales que combinan algunos subentornos según la etapa de desarrollo en la que se encuentren. Las libélulas, los mosquitos y otros insectos, inician su etapa de larva en agua, al madurar desarrollan alas y pasan a ser animales terrestres. Las tortugas marinas depositan sus huevos en entornos terrestres, pese a que gran parte de su vida la pasan en las aguas oceánicas.

Los estudios científicos aseguran que los primeros animales terrestres hicieron su aparición hace unos 400 millones de años aproximadamente; los mismos se desplazaban de un lugar a otro arrastrándose por el suelo.

Características de los animales terrestres

Los animales terrestres son aquellos cuyo hábitat se encuentra fundamentalmente en la tierra. Estos se alimentan de formas muy diversas, siendo la más sobresaliente los animales que se alimentan exclusivamente de carne (carnívoros); los herbívoros se alimentan de vegetales y los omnívoros que se alimentan de vegetales y otros animales.

Estos animales tienen un modo de reproducción sexual y su respiración es realizada por medio de unos órganos que reciben el nombre de pulmones. Para trasladarse de un lugar a otro emplean alas o patas, dependiendo de la especie. Sus cuerpos pueden estar cubiertos de plumas o pelos según sea el caso.

El hábitat de este tipo de animales, suele ser ecosistemas con diversas geografías y condiciones climáticas, como por ejemplo: desiertos, praderas, bosques, selvas, tundras, sabanas, entre otros.

Proceso de selección natural

Aunque hasta la fecha en curso, hay diferencias con respecto a la aparición, hace miles de años, de estos animales. Sin embargo, la mayoría de los estudios y teorías sobre este tema, y sobre la evolución y el origen de la vida, coinciden en que la misma tuvo su origen en el agua. Muchos animales se adaptaron con los años a la vida en otros medios y se trasladaron, por ejemplo, a la superficie terrestre.

READ  Guacamaya roja en peligro de extinción, todo sobre ella

La constante lucha por la supervivencia, la competencia natural que se estableció en los ecosistemas acuáticos y algunas otras razones geológicas, como por ejemplo los largos períodos de sequía que enfrentó la Tierra en la era del Paleozoico, fueron factores determinantes para la gran migración de animales hacia la tierra y para la adaptación a la que se tuvieron que someter algunas especies de animales.

Elementos que facilitaron la adaptación

Una característica física fundamental, que facilitó  en gran medida la adaptación de la fauna al medio terrestre, fue la columna vertebral. Esta característica física les brindó una enorme capacidad de movimiento, perfecta para la aclimatación a este hábitat tan diferente.

La columna, fue el rasgo que evolucionó de primero, sin embargo, es importante mencionar, que no fue el único. A estos elementos de importancia debemos agregar otros aspectos evolutivos que brindaron mayores oportunidades de supervivencia a los animales, algunos de estos son: articulaciones, costillas, huesos y extremidades (como patas, brazos y piernas), que facilitaron todavía más los movimientos requeridos para habitar en un ecosistema terrestre.

Para evitar la deshidratación que puede producir el aire seco encontrado en el medio terrestre, se desarrolló la epidermis; de igual forma se desarrollaron sistemas de respiración y reproducción muy complejos. Para el sistema respiratorio, las branquias fueron sustituidas por los pulmones, que permiten a los animales terrestres tomar el oxígeno, a diferencia de los animales acuáticos que lo hacen por medio de las branquias.

En el caso que corresponde a la reproducción, la evolución hizo que las hembras de las distintas especies pudieran tener en su interior a las crías, garantizando a las criaturas un ambiente óptimo para su formación y desarrollo, a diferencia de los animales que ponen huevos para su reproducción.

Como hemos visto la fauna es extremadamente variada y reciben la clasificación de animales terrestres y acuáticos según su hábitat. Inclusive podemos encontrar animales que desarrollan su ciclo vital en ambos entornos. Si te ha gustado este artículo y quieres saber más sobre la naturaleza, te invitamos a leer: ¿Cómo evitar el maltrato animal?.