Condensación del agua, concepto, proceso, ejemplos y más

El ciclo hidrológico es uno de los ciclos más importantes que controlan los ecosistemas e influyen, a gran escala, en nuestras vidas. Las etapas del ciclo del agua influyen de diversas maneras en la calidad de vida del ser humano y otras especies. Dichas etapas son: evaporación, condensación, precipitación, escorrentía y transporte. En este artículo te diremos todo lo que necesitas saber sobre la condensación del agua.

condensación del agua

Concepto de Condensación del Agua

La palabra condensación tiene su origen en la expresión latina “condensatio condensationis”, que proviene a su vez de “condensare”. Esto puede traducirse como agrupar o compactar. En palabras más simples, quiere decir “unir algo”, volverse más denso por medio de una acción o un efecto.

La condensación es un proceso que cambia el estado de la materia, donde los componentes en estado gaseoso pasan a un estado líquido. Este es el proceso contrario a la vaporización, en el que los elementos en estado líquido se vuelven gaseosos. El mencionado proceso de condensación, ocurre naturalmente, aunque también se puede hacer manualmente en el laboratorio utilizando unos equipos que llevan por nombre: condensadores.

Es relevante tener en cuenta que, durante este proceso, los elementos solo cambian de estado una vez. Sin embargo, no se convertirá en otro elemento, sino que mantendrá su composición original y simplemente cambiará su estado físico.

condensación del agua

Proceso de Condensación del Agua

Para llevar a cabo el proceso de condensación del agua  y transformar la misma, de un elemento gaseoso a un elemento líquido, se requieren condiciones muy particulares de temperatura y presión.

Cuando dichas condiciones ocurren cerca de la presión ambiental, recibe el nombre de “condensación al tránsito”. Cuando este proceso se aplica mediante el uso de una sobrepresión muy alta, se llama “licuefacción” o “licuación”.

El proceso de condensación ocurre de forma natural, cuando un gas baja su temperatura hasta su punto específico de rocío, cambiando así su estado físico, de gaseoso a líquido. Esto también se puede lograr cambiando la presión sobre el elemento.

Para lograr este proceso artificialmente, se debe hacer usando un instrumento que lleva por nombre condensador, y que se usa ampliamente en procesos industriales o de laboratorio. el agua es uno de los elementos más importantes para la vida en la tierra, si quieres conocer más sobre esta, te invitamos a leer el artículo sobre la importancia del agua.

Condensación en el medio ambiente

El proceso de condensación del agua existe todos los días en la naturaleza. Esta situación es fácil de detectar, especialmente durante la estación fría (como el invierno) o cuando hay temperaturas bajas. Un ejemplo claro de la condensación del agua en la naturaleza, y muy fácil de ver, es el rocío de la mañana.

El vapor de agua se condensa solo en una superficie dada, cuya temperatura es inferior a la temperatura de saturación de la presión que se encuentra en el vapor.

Durante este proceso, las moléculas de agua se encargan de liberar energía en forma de calor, proporcionando así una sensación de temperatura ambiente más alta que la temperatura real en un ambiente muy húmedo y cálido. Esto engaña de alguna manera a nuestro cuerpo y nuestra piel, haciéndolos sentir una temperatura más alta a la que realmente existe en un determinado espacio; esto recibe el nombre de sensación térmica o sensación de calor.

Ejemplos

En la naturaleza se puede observar el proceso de condensación de diversas maneras. En la biosfera, este proceso ocurre principalmente durante los períodos en que la temperatura atmosférica disminuye, y es notorio cuando ocurren eventos climáticos como el rocío de la mañana o la lluvia. Las formas en las que se produce la condensación en la naturaleza, tienen cambios extensos y únicos entre sí.

Nubes

Las nubes son cuerpos de agua, compuestos por millones de gotas de agua y pequeños cristales de hielo. Cuando las nubes se llenan de agua, su color se oscurece y su altura disminuye. La composición y formación de las nubes, son consecuencia de los efectos que produce la condensación.

Rocío

Este es uno de los procesos de condensación natural más potentes que existen en la naturaleza, siendo a su vez un proceso de carácter meteorológico y físico. Gracias a la disminución de la temperatura atmosférica y al contacto con la superficie fría, el vapor de aire existente se convierte en pequeñas gotas de agua, que cubren la superficie de la tierra al amanecer.

Lluvia

Se trata de un fenómeno meteorológico que ocurre debido a la condensación del vapor de agua en las nubes. Dichas partículas de agua, son formadas en las nubes y masas de aire suspendidas, y eventualmente caen a la superficie de la tierra en forma de precipitación. Existen otros fenómenos meteorológicos muy interesantes que conocerás en este artículo. La lluvia trae consigo varias consecuencias:

Ciclo hidrológico

El ciclo del agua es uno de los ciclos más trascendentales de la naturaleza. La condensación del agua establece la cantidad de precipitación que ocurre en un área en particular, lo que a su vez afecta la utilización general del agua.

Agentes geológicos

La lluvia forma arroyos y otras vías fluviales, lo cual es muy importante para el modelado del terreno. A través del fenómeno de la escorrentía, se pueden generar varias estructuras geológicas como las quebradas.

Desertificación y degradación del suelo

Especialmente en terrenos sin vegetación, suelo pobre o con poco desarrollo, el agua erosionará la capa superficial, rica en materia orgánica (que a su vez puede soportar la vegetación). De esta forma la lluvia acelera el proceso de desertificación.

Lluvia ácida

La lluvia lleva consigo las partículas que encuentra en el aire. Si se trata de ácidos derivados, principalmente, del azufre y del nitrógeno, puede provocar enormes daños al ecosistema.

Niebla

La apariencia de la niebla es similar a la de una nube, o grupo de nubes, que aparecen uniformemente a baja altitud. Se forman por la noche, debido al enfriamiento del aire cerca de la superficie de la tierra y a la condensación del vapor de agua.

condensación del agua
Consiste en una capa de gotas de agua muy finas en estado suspendido. Estas no poseen la capacidad de caer al suelo, como lo hacen las precipitaciones; esto se debe a que no tienen el peso suficiente para que la gravedad las afecte como a las gotas de lluvia.

Escarcha

El proceso de formación de escarcha es similar al proceso mediante el cual se forma el rocío. Se trata de  una capa muy delgada de hielo cristalino, que se encuentra en la superficie de la tierra y la cubre, haciendo que el paisaje sea de color blanco.

Inicialmente se crea de la misma forma que el rocío y es consecuencia del proceso de condensación; con la diferencia de que estas gotas se transforman en diminutos cristales de hielo, debido al contacto con superficies que se encuentran a bajas temperaturas, más específicamente temperaturas por debajo de los cero grados centígrados.

Nieve

Este es un fenómeno meteorológico, que se genera de acuerdo con la precipitación de cristales de hielo en partículas pequeñas. Estos cristales son formados gracias al proceso de condensación del agua a temperaturas muy bajas. Más tarde, se pueden transformar en copos de nieve, con composiciones y capas más gruesas, dando paso a la nieve.

La nieve es uno de los fenómenos meteorológicos más fascinantes, en el siguiente artículo podrás conocer todo lo que necesitas saber sobre los copos de nieve.

condensación del agua

Granizo

El granizo es una forma de precipitación de hielo en componentes sólidos, y su diámetro puede incluso superar los 50 milímetros. Se crean gracias a la presencia de partículas de hielo sólido en una nube, conjuntamente a las partículas de agua, que se encuentren en esa nube, se congelan debido a las temperaturas bajas, y que luego caerán a la superficie de la tierra en forma de precipitación.

Tipos

Los meteorólogos clasifican los tipos de condensación con la finalidad de definir el estado climático, de acuerdo con las características naturales de un área específica. Algunos tipos de condensación del agua pueden ser vistos por las personas que, crean condiciones específicas (de forma intencional o no) que pueden dar pie a la condensación. Estos tipos de condensación se dividen en los siguientes tipos:

Rocío y escarcha

Por la noche y a bajas temperaturas, se pueden observar dos estados de condensación naturales. Cuando este proceso es ejecutado en una temperatura ambiente que supera los cero grados centígrados, se pueden observar pequeñas gotas de agua, a esto lo llamamos rocío.

Si se produce condensación cuando la temperatura ambiente es menor a cero grados centígrados, podremos observar una pequeña capa de hielo cristalino que lleva por nombre: escarcha.

Vapor

El vapor es condensado solamente cuando la temperatura, de una superficie determinada, es inferior a la presión y temperatura que tiene el vapor. Puede ser creado artificialmente por medio de ciertas máquinas especializadas. Los seres humanos utilizamos el vapor para cocinar y, en la actualidad, para planchar la ropa, sobre este último tenemos un interesante artículo, en el que conocerás la historia de la plancha.

condensación del agua

Estratos

El estrato se puede formar en zonas con una altitud determinada. Es una amplia capa turbia de nubes, con un tono gris claro, más espeso que la niebla, y aparece en un área extendida.

Cúmulos

Las nubes localizadas en alturas de 2000 a 6000 metros, reciben el nombre de cúmulos. Su color es muy blanco y suelen ser muy grandes. Puedes verlos cuando hace buen tiempo.

Nimbos

Los nimbos son un tipo de nube que se localiza en alturas de entre 800 y 1000 metros sobre el nivel del mar, llenas de alta humedad y, gracias a esto, tienen un color oscuro. Son las responsables de producir las precipitaciones.

Cirros

Este tipo de nubes, presentan una forma definida muy estrecha; suelen estar ubicadas a una altura de más de 7000 metros. Su composición es diferente de los otros tipos de nubes, porque gracias a la altura en la que se encuentran, la temperatura de los cirros es muy baja, lo que quiere decir que están formadas por pequeños cristales de hielo.

Factores que influyen en la condensación del agua

La condensación del agua depende de varios elementos, los más importantes son: la saturación del aire, la temperatura y la presión.

Saturación

La cantidad específica de vapor de agua contenida en la masa de aire se llama “humedad absoluta”. En contraste, la cantidad de vapor de agua contenida en el aire es “humedad relativa”, en comparación con la cantidad total de vapor que puede contener.

Cuando el aire es saturado (humedad relativa del 100%), se alcanza el punto de rocío. El punto donde alcanzamos la saturación varía con la presión y la temperatura. No obstante, es más fácil condensar el agua en el aire con una humedad relativa del 90% en relación con el caso donde la humedad es del 10%. La selva y otros ecosistemas con grandes cantidades de biomasa forestal y alta utilización de agua están particularmente saturados.

Temperatura

Cuando la temperatura disminuye, la energía cinética de las moléculas disminuye directamente, promoviendo así la condensación del agua. Para condensar el agua en el aire, debe reducirse por debajo del límite de temperatura llamado “punto de rocío”. Este punto no es fijo: depende de la saturación y muy especialmente de la presión.

Presión

Mientras mayor es la presión del aire, más complejo es que las moléculas de agua se expandan, por lo que es más probable que se produzca condensación. En las zonas montañosas, llueve no solo por las bajas temperaturas, sino también porque el aire empuja las nubes hacia las montañas. También es importante saber que la presión atmosférica disminuirá, especialmente a grandes altitudes.

condensación del agua

¿En qué se aplica la condensación?

La condensación es un proceso natural, por lo que puede usarse en diferentes entornos. Una de las principales aplicaciones consiste en la obtención de agua en regiones áridas o desérticas, con la finalidad de mantener húmedo el suelo de estas zonas.

Para tal fin, se emplean dispositivos tales como: los estanques de rocío, estos son perforaciones en el suelo que permiten la acumulación del rocío, coladores de niebla y otros dispositivos que sirvan para obtener agua en estas condiciones.

Gran parte de estas actividades se llevan a cabo con el apoyo de organizaciones particulares que facilitan capacitación y asesoramiento a los residentes de estas áreas para implementar y mantener estos sistemas.

De la misma forma, la condensación se usa en el campo de los profesionales dentales. Entre otros usos, la silicona que se usa para registrar las mordeduras de los pacientes. Se fabrica a través de ciertos procesos químicos, uno de los cuales es la condensación de gas etanol.

En el campo de la destilación química, la condensación representa un proceso esencial, de igual forma en laboratorios que realicen labores industriales.

¿Qué causa la humedad por condensación?

Cuando el agua en forma de vapor en el aire, entra en contacto con una superficie fría, formará humedad condensada, lo que hará que el vapor se convierta en líquido en la superficie. Un ejemplo que podemos ver en la cotidianidad es cuando nos servimos un vaso de agua fría, el cristal del vaso toma la misma temperatura que el agua que servimos previamente en él.

Normalmente decimos que el vidrio “suda”, aunque esto no es posible, porque la sudoración es un proceso de enfriamiento que tiene lugar en el cuerpo o en una superficie porosa (como nuestra piel). El cristal no tiene poros en su estructura. De hecho, debido a que el vapor de agua presente en el ambiente entra en contacto y humedece la superficie fría del vidrio, el llamado “sudor” es la humedad generada por la condensación.

condensación del agua

En casas y espacios cerrados, la humedad condensada aparecerá en varios lugares, porque la temperatura interna en estos sitios es más alta que la temperatura exterior. Se puede ver en techos y cielorrasos, paredes, vidrios y ventanas, especialmente en lugares que estén expuestos al exterior o zonas frías.

Debido a las actividades diarias que realiza el ser humano, y el aumento de la ventilación deficiente en ambientes cerrados, se genera humedad por condensación. Bañarse, cocinar en interiores, mantener la calefacción a una temperatura muy grandes, secar la ropa e incluso hablar, puede causar este fenómeno.

Dichas acciones generan vapor, este vapor generado por los seres humanos de transmite por el aire hasta que alcanza un punto de saturación; esto ocurre cuando el vapor se posa en superficies frías, que normalmente están en contacto con el exterior.

Las actividades humanas no son las únicas que pueden crear humedad por condensación, esta también puede ser generada por problemas estructurales en nuestros hogares.

Acciones diarias del ser humano

Muchas de las acciones realizadas a diario por el hombre crean humedad en el ambiente. Las investigaciones realizadas recientemente, concluyen que una familia de 4 miembros puede generar 9 litros de vapor al día.

Ventilación deficiente

Una de las principales causas de humedad por condensación es ventilación poco efectiva en espacios cerrados. Los espacios que tengan constantemente altos niveles de calefacción, son propensos a presentar algunos problemas de humedad, esto debido a que el aire no puede renovarse.

Uso incorrecto de los métodos de calefacción

Los cambios de temperatura inadecuados o repentinos en el sistema de calefacción, pueden dar origen a problemas de condensación en ventanas, paredes, techos, etc.

Aislamiento térmico

Si una estructura presenta problemas con respecto al aislamiento térmico o con los sistemas aislantes de las paredes, ventanas, puertas, entre otros; se pueden producir inconvenientes referidos directamente con la condensación.

Punto de rocío

Se trata del punto exacto de temperatura en el cual el vapor (agua en estado gaseoso que se encuentra en el ambiente), cambia a un estado líquido. Esto es lo que sucede en las paredes u otras superficies frías, en las cuales el vapor que se encuentra en el ambiente, choca con estas y las humedece. Esto se hace más notorio en épocas frías, como el invierno.

Ciertas superficies absorben dicha humedad, haciendo que la misma quede retenida en la parte interna de algunas estructuras. En el caso de que se cuente con  sistemas de ventilación deficientes y aire acondicionado interno alto, esto puede causar muchos problemas a mediano plazo.

Un ejemplo obvio es tomar una ducha: cuando sales, y ves un espejo o una ventana en el baño, o incluso las paredes están húmedas; esto es gracias a que el vapor creado por el agua caliente, colisiona con las superficies que se encuentran frías y genera el punto de rocío.

Inclusive podemos observarlo a través de un simple ejemplo. Cuando hablamos y respiramos, produciremos vapor en el medio ambiente, y luego este vapor se satura gradualmente hasta el punto de condensación y humidificación. Si nos paramos muy cerca de un espejo o vidrio, podemos ver que el espejo se empaña lentamente debido al vapor generado al hablar y respirar, especialmente durante el invierno.

Condensación intersticial

Cuando nos referimos a humedad interior, generalmente estamos hablando de lo que vemos en las ventanas, techos y paredes, es decir, la condensación por humedad. No obstante, dicho problema afectará no solo a la parte externa o superficial de una estructura, sino también a la estructura interna, esto lleva por nombre condensación intersticial.

Debemos estar muy atentos de este tipo de condensación, ya que podemos observarla en la superficie de una pared como una gran mancha de hongos o humedad. El deterioro de las superficies húmedas puede tardar años en manifestarse, esto significa un riesgo enorme para la estructura de un hogar. La cantidad excesiva de humedad afecta enormemente a las estructuras, madera, bloques, hierros y vigas que sostienen una edificación.

La humedad también puede llegar a afectar seriamente las conexiones a la red eléctrica o las tuberías, sobre todo si la estructura tiene algunas zonas porosas, grietas o un aislamiento poco eficiente a niveles térmico e hidráulico.

También puede afectar áreas que estén en constante exposición a los elementos, como por ejemplo una terraza, pudiendo generar grietas en la estructura.  Dependiendo de las condiciones climáticas, la humedad del ambiente externo o la lluvia, puede filtrarse a través de estas aberturas y agravar todavía más la estructura interna.

Por lo tanto, es sumamente importante mantener un excelente aislamiento y prácticas que eviten la humedad excesiva en las estructuras habitables.

Formas de evitar la humedad por condensación en el hogar

La humedad por condensación en nuestras casas, puede ser un elemento sumamente destructivo, ya que puede afectar significativamente la estructura de las mismas, trayendo consigo daños que probablemente no puedan ser reparados con facilidad.

La humedad no solo afectará la estructura de nuestra casa o causará daños obvios a esta, sino que también afectará seriamente nuestra salud, porque vivir en un ambiente húmedo exacerba la condición de los pacientes con asma, lo que provocará enfermedades alérgicas o respiratorias.

Entonces, ¿de qué forma podemos evitar la humedad por condensación en casa?. A través de algunos consejos y operaciones muy simples, podemos prevenir el crear humedad en nuestro entorno, de modo que podamos proteger a nuestra familia y nuestras casas de los grandes problemas que esto puede producir.

Como ya hemos visto, los seres humanos realizamos diariamente actividades que promueven la creación de humedad por condensación, como por ejemplo: cocinar, secar la ropa en interiores o bañarnos. No queremos decir que debas dejar de realizar estas actividades, en vez de esto, podemos cambiar algunos de estos hábitos para, de esta forma, contribuir a la disminución de la humedad por condensación.

Reducir la humedad creada por costumbres en la ducha

La ducha es una de las razones importantes que conducen a la concentración de vapor de agua en el ambiente interno de nuestras casas. Cuando nos bañamos, el vapor de agua eventualmente se vuelve muy notable.

Una cantidad tan grande de vapor de agua, no debe entrar en todo el entorno de nuestra casa. Por esta razón, podemos desarrollar buenos hábitos en la ducha para evitar sobrecargar nuestro ambiente interior debido a la humedad.

Ventilación adecuada del baño

Una habitación con ventilación adecuada, no significa que la humedad se transferirá al resto de las habitaciones de manera compartida. Al tomar una ducha, debemos cerrar la puerta del baño para que el vapor no pase al resto de las habitaciones.

De ser posible, cuando las condiciones del clima o de la temperatura lo permita, es importante mantener las ventanas abiertas al exterior durante la ducha, para que el vapor se expulse y no se acumule en el baño. Después de ducharnos, tenemos que mantener la ventana abierta y luego cerrar la puerta, de esta forma, dejamos pasar un poco de tiempo para dejar salir el vapor del baño.

Si nuestro baño no tiene una ventana que dé al exterior, debemos considerar colocar un extractor con la salida hacia afuera, para que podamos abrirlo por un tiempo después de que se complete la ducha (siempre mantenga la puerta del baño cerrada) y este extraerá el vapor y el aire húmedo.

Duchas cortas

Puede que no sea una recomendación que a todos les guste, pero debemos tener esto en cuenta, especialmente si somos parte de una familia con varios miembros. Las duchas largas, especialmente en una estación fría, como el invierno en la que comúnmente elegimos bañarnos con agua caliente, producirán una gran cantidad de vapor de agua en el medio ambiente.

Las duchas más cortas y a una temperatura que no sea tan caliente, ayudarán a reducir la humedad en nuestros hogares y, sumado a esto, ahorrará energía y gasto de agua.

Secar los revestimientos del baño

Después de tomar una ducha, podemos ver muy fácilmente que el revestimiento del baño ha sido humedecido por el vapor, y los azulejos y las paredes de la ducha quedan mojados. De no hacer nada, el revestimiento tardará un tiempo en secarse por sí solo. Por supuesto, esto eventualmente invadirá el medio ambiente con humedad. Para compensarlo, podemos tomar unos minutos para secar con un paño después de tomar una ducha.

Además de ayudar a evitar que el ambiente se llene de humedad, también ayuda a evitar que se formen hongos en las juntas de los azulejos del baño y la ducha.

Hábitos en la cocina

Al cocinar, también realizamos algunas acciones, que pueden producir alta humedad en el medio ambiente. Para evitar esto, un hábito que debemos considerar, es cubrir la olla o el recipiente mientras cocina. De esta manera, el vapor de agua no abandona el contenedor, o lo deja en una cantidad menor.

Igualmente, debido a que los recipientes cubiertos pueden concentrar mejor el calor y los alimentos se cocinan más rápido, estaremos ahorrando electricidad o gas y también se evitará la producción excesiva de humedad en el ambiente.

Otra cosa importante a tener en cuenta al cocinar, es mantener una ventilación adecuada. De igual forma que en el baño durante una ducha, se recomienda cerrar la puerta o partición que conecta la cocina con el resto de la casa, para que el vapor no ingrese a estos ambientes. Además, si tenemos una ventana que conecte la cocina con el exterior, recomendamos abrirla para que el vapor escape por allí.

Si no tenemos ventanas, pero hay ventiladores de escape o ventiladores de exterior, se recomienda que los encienda mientras cocina, para que el vapor salga de allí sin fluir al resto de la casa. Esto también ayuda a evitar que los olores de los alimentos se propaguen a otros ambientes en todo el hogar, evitando así la propagación de humedad a los otros espacios del hogar y la difusión de los olores emanados por la comida.

Secar la ropa en interiores

A veces, es imposible secar la ropa afuera debido al clima. Por lo tanto, podemos considerar colgar la ropa en casa. Hacer esto en oportunidades contadas no representa un problema, sobre todo si se trata de poca ropa.

Aunque se convierte en un hábito, generalmente necesitamos secar mucha ropa, y colgarla en la casa, a la larga, significará una gran contribución al aumento de la humedad interior, porque la humedad de la ropa, cambiará el ambiente cuando se seque.

Solo recomendamos colgar ropa en nuestras casas, en cantidades muy pequeñas y cuando se trata de una emergencia. De ser posible, siempre cuelgue su ropa por una ventana abierta o una habitación pequeña, y asegúrese de que haya una buena ventilación.

En estos casos, también podemos considerar comprar una secadora para usarla, porque en la estación fría del año, generalmente llueve (por supuesto, depende de dónde vivamos). La secadora no es exactamente igual a la secadora centrífuga (la secadora centrífuga no puede secar completamente la ropa, esta queda un poco húmeda). Hay 2 tipos de secadores: secadores de condensación y secadores de evacuación. La principal diferencia es el proceso de secado.

El secador de evacuación debe colocarse cerca de la pared, ya que necesita una salida externa para colocar el sistema de escape de aire húmedo; mientras que el secador de condensación mantiene la humedad en una cápsula con una capacidad de varios litros, luego, el usuario tiene que vaciar después de algunos usos, esto permite que pueda ser colocada en cualquier área de la casa. La elección del tipo de secadora dependerá de las necesidades de cada individuo o familia.

Correcta ventilación de los espacios

Mantener una ventilación adecuada en las habitaciones de nuestro hogar, es esencial para reducir la humedad en nuestra casa y, de esta forma, evitar dañarla. A fin de impedir la condensación de humedad en el medio ambiente, es preciso mantener una ventilación diaria para secarlo. Por supuesto, debemos hacerlo siempre que las condiciones climáticas lo permitan.

El método ideal es mantener abiertas las ventanas y las aberturas de entrada y salida de aire para permitir que el aire ingrese al interior desde el exterior de la casa, y viceversa, para que el aire se renueve constantemente. Es mejor hacer esto en el momento más caluroso del día. Por ejemplo, en un día de invierno, puede ser entre el mediodía y la tarde.

No tienen que permanecer abiertos durante mucho tiempo, pero si no es posible mantener un tiempo prolongado entre 45 minutos y 1 hora es suficiente. Es importante mantener la ventilación diaria en el hogar, aunque si el clima no lo permite, no debemos ventilar en un ambiente completamente húmedo.

¿Cómo prevenir la humedad por la condensación?

En un espacio interior o casa, podemos considerar algunas medidas que ayuden a evitar problemas de humedad por condensación. Algunos de estos métodos preventivos pueden implicar cambios estructurales, mientras que otras alternativas pueden ser ventajosas tomarlas en cuenta.

Utilizar un deshumidificador

Un deshumidificador es un dispositivo que permite extraer la humedad presente en el medio ambiente. Es muy parecido al método empleado en los equipos modernos de aire acondicionado, pero de una manera más eficiente. Son aparatos portátiles, lo que quiere decir que, puede trasladarlo de una habitación a otra sin problemas cuando los necesite.

Dichos equipos, son capaces de absorber la humedad presente en el medio ambiente y luego la almacenan en cápsulas, que, posteriormente, tendremos que extraer y desechar el agua recolectada en la misma. El deshumidificador, logra reducir la humedad en un entorno cerrado, de un 40% a 60%. Si encontramos problemas de humedad en el hogar, se convertirá en una muy buena herramienta.

Por supuesto, los deshumidificadores no son artefactos mágicos. Si encontramos problemas de humedad profunda, es necesario usar otros métodos para resolverlos, aunque es una excelente opción para eliminar el exceso de humedad en entornos. Otra ventaja de esto, es que nuestro espacio tendrá una temperatura más cómoda.

El exceso de humedad en un espacio cerrado, significa que en verano, el ambiente está lleno de humedad, convirtiéndose en un ambiente muy pesado y aumentando a gran escala la sensación de calor dentro del mismo. En el invierno, lleva más tiempo calentar en un ambiente húmedo utilizando la calefacción, y consume más energía.

Esto quiere decir, que un deshumidificador nos será de gran utilidad en cualquier estación del año, y nos ayudará a ahorrar energía.

Ventilación cruzada

Si la estructura lo permite, la “ventilación cruzada” es una de las formas más eficientes para ventilar una habitación. El término se refiere a crear un flujo de aire con entradas y salidas que permitan una óptima ventilación más rápida a través de los ambientes. Consiste en tener dos espacios abiertos, uno frente al otro, para permitir fluctuaciones lineales de entrada / salida de aire.

Un ejemplo obvio, podría ser una puerta en una pared y una ventana en la pared opuesta. Mientras se mantengan abiertas las puertas y ventanas, puede ocurrir ventilación cruzada. Las aberturas no necesitan estar en la misma habitación, siempre que estén una frente a la otra para permitir fluctuaciones de aire continuas.

Ventilar closets

El armario generalmente se mantiene cerrado durante casi todo el día, o solo se abren cuando necesitamos sacar la ropa para usar u otros artículos almacenados en él. Los gabinetes a veces producen mucha humedad y eventualmente muestran moho, hongos y olores desagradables. Esto no solo afectará el material del closet, sino también los artículos que estén en su interior, como nuestra ropa.

De igual forma, se recomienda ventilar adecuadamente estos espacios. Abrir la puerta del armario cuando ventilamos la casa, será de gran ayuda para evitar la humedad en la habitación. También podemos considerar comprar un agente capaz de absorber la humedad, o podemos usar sal gruesa, arroz, carbón u otros materiales absorbentes para hacer el agente higroscópico en casa.

Dejar un espacio entre las superficies y los muebles

La humedad generalmente aparece en lugares donde el aire no circula como debería o no se renueva, por lo que podemos observar la presencia de hongos, moho y deterioro causado por la humedad en esquinas, techos y paredes. Esto ocurre a gran escala en lugares que estén cubiertos por algún mueble. La ausencia de aire renovado en espacios confinados puede causar hongos y moho.

Cuando la pared produce hongos y moho debido a la humedad por condensación, podemos darnos cuenta fácilmente de esto al retirar los muebles, ya que también se verá afectado y deteriorado (especialmente de madera o materiales blandos). Notará un olor a moho y humedad. Por lo tanto, es importante dejar un cierto espacio entre los muebles y la pared para moverlos ligeramente y protegerlos a ambos.

condensación del agua

Calefacción con salida al exterior

Los sistemas de calefacción son muy útiles al momento de resolver problemas de humedad, aunque en ocasiones pueden llegar a ser dañinos. Esto dependerá del tipo de calefacción que usemos. Los sistemas de calefacción o sistemas de llama abierta, sin salidas externas emiten dióxido de carbono al medio ambiente.

Si esto se combina con el oxígeno presente en el ambiente, producirá vapor de agua, lo que eventualmente aumenta la humedad ambiental a través de la condensación del agua en toda la casa. Dado que el calor concentrado dentro de la casa es húmedo, esto también crea una sensación de pesadez en el medio ambiente. Por lo tanto, a la larga, nos sentiremos incómodos y abrumados.

Además, podemos notar  estos sistemas porque, desdibujan el vidrio de la ventana y pueden crear una sensación sofocante, muy parecida a la sensación que podemos tener en un entorno cerrado donde varias personas están presentes.

Si queremos resolver el problema de la humedad en el hogar y evitar el moho y los hongos en las paredes, es mejor evitar dichos sistemas de calefacción y elegir sistemas con salidas externas, como calefacción central, aire acondicionado o sistemas de calefacción de piso.

Diferencia entre evaporación y condensación

La evaporación y la condensación del agua son fenómenos completamente diferentes. Específicamente, la condensación es el paso del agua del estado gaseoso al líquido, por su parte, la evaporación es el paso del agua del estado líquido al gaseoso. Por lo tanto, podemos observar que, en efecto, estos son dos fenómenos opuestos, son precisamente el proceso contrario.

Conclusión

La condensación es una de las etapas más resaltantes del ciclo del agua. Además, es un fenómeno que podemos observar en una gran cantidad de actividades realizadas, a diario, por el ser humano. Cuando servimos un vaso de agua fría o al ducharnos podremos observar en primera fila el proceso de condensación del agua. También es bueno recordar que muchas de estas actividades pueden crear humedad por condensación.

Te hemos comentado muchas de las formas que tienes para prevenir el daño causado por la humedad. No obstante, si ya presentas algunos de estos deterioros en tu hogar, estos consejos no te serán de mucha utilidad, ya que los mismos sirven únicamente para prevenir. De llegar a presentar algunos de estos problemas, la recomendación es procurar resolverlos de raíz.

La mejor manera de evitar problemas generados por la humedad es: planificar cuidadosamente las medidas en la construcción del edificio, para que la casa o el espacio interior tenga buenas propiedades de aislamiento térmico. Si no contamos con este aislamiento térmico, tarde o temprano ocurrirán problemas de humedad, sobre todo si no hemos tomado las medidas mencionadas en este artículo.

Si te ha gustado este artículo y quieres continuar leyendo los temas más interesantes sobre la madre naturaleza, te invitamos a que leas el siguiente artículo: ¿Cuántas especies de animales viven en el mar? para seguir afianzando conocimientos.

Deja un comentario