Proyecto ecológico: ¿Qué es y cómo hacerlo?

El proyecto ecológico puede definirse como un conjunto de actividades interrelacionadas, que han sido pensadas para conseguir ciertos objetivos en particular y la mayoría de ellos en beneficio del medio ambiente. En este artículo te contamos más al respecto y lo que necesitas para iniciar el tuyo.

¿Qué es un proyecto ecológico?

Antes de hablar sobre el proyecto ecológico, es oportuno definir el término “proyecto”, el cual se trata de un conjunto de actividades que han sido determinadas en función de su viabilidad para alcanzar ciertos objetivos y se ejecutan conforme a un plan bien estructurado.

Ahora bien, un proyecto se considera “ecológico” cuando esos objetivos y actividades están encaminados a mejorar de alguna manera la situación actual del planeta, ya sea reduciendo el daño que es evidente en el ambiente, promoviendo alguna idea para aprovechar mejor sus recursos o simplemente evitando afectar aún más la ecología.

¿Cómo se hace?

Dado que un proyecto propiamente dicho requiere la definición de objetivos, estrategias o actividades y un cronograma de aplicación, lo primero que debe hacerse es planificar, inmediatamente después ejecutar y por último evaluar.

Los proyectos ecológicos pueden implementarse a todo nivel y en cualquier ámbito, ya sea comunitario, educativo o incluso empresarial y también es posible obtener sustentabilidad y rentabilidad a través de ellos. En este enlace puedes solicitar una clase gratis sobre las claves para alcanzar el éxito con tu proyecto.

Esas son las 3 fases de todo proyecto, a continuación se ofrece información más detallada sobre las acciones que corresponden a cada una de ellas:

1. Planificación

Para iniciar la planificación de un proyecto ecológico es necesario analizar la realidad actual del entorno, a fin de detectar alguna necesidad, recurso que pueda aprovecharse más o construir alguna idea sobre cómo nuestro proyecto puede contribuir al ambiente.

Una vez definido esto, es momento de pensar en los objetivos que nos plantearemos alcanzar durante la ejecución del proyecto. En este punto es esencial que dichos objetivos sean realistas, alcanzables y progresivos.

proyecto ecológico

Luego, es hora de idear las actividades que nos permitirán alcanzar dichos objetivos y para ello es primordial saber con qué contamos (esto incluye presupuesto, recursos y apoyo humano).

Finalmente, teniendo claras las actividades  que se van a realizar es momento de elaborar una planificación para procurar que se ejecuten conforme a lo establecido.

2. Ejecución

En esta fase es momento de actuar, llevando a cabo las actividades que se habían planificado. Es fundamental mantener la vista en los objetivos y aprovechar de forma eficiente los recursos disponibles, aunque puede darse el caso en que deban efectuarse ciertos ajustes para garantizar la efectividad de estas acciones.

3. Evaluación

Cuando se han ejecutado todas las actividades de acuerdo a lo previsto en la planificación, se deben analizar los resultados obtenidos a fin de determinar si se han alcanzado los objetivos y replantear las nuevas acciones a seguir en función de esto; ya sea continuar o reestructurar para mejorar cualquier deficiencia que se haya presentado en el proceso.

Deja un comentario